Encabezado eft
Cómo evitar la ecofobia en los niños, niñas y jóvenes. Isabel Novo Torres

Cómo evitar la ecofobia en los niños, niñas y jóvenes.
Lic. Isabel Novo, Bióloga Universidad Central de Venezuela, Scientiarium Magister en Gerencia Ambiental.. Asesora Ambiental de diferentes organizaciones publicas y privadas, Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad de Ciencias Naturales "La Salle"


Las fobias son miedos excesivos o irracionales que se manifiestan de manera incontrolada en determinada situación o ante algún elemento en particular, aunque la mayoría de las veces no exista una amenaza real. En ocasiones, las fobias pueden provocar malestar físico como temblores, mareos, sudoración excesiva, palpitaciones y en casos extremos pueden llegar a producir ataques de pánico.
Las fobias tienen una amplia incidencia en la población mundial y se estima que aprox. 5%  de las personas padece de algún tipo de fobia, siendo más común en las mujeres que en los hombres. Entre las más comunes se encuentra la claustrofobia (miedo a los ambientes cerrados), la acrofobia (miedo a las alturas), la brontifobia (miedo a los truenos), la escotofobia (miedo a la oscuridad), la apifobia (miedo a las abejas), la aracnofobia (miedo a las arañas), ofidiofobia (miedo a las serpientes) y la entomofobia (miedo a los insectos). Una fobia menos conocida y poco estudiada es la ecofobia o fobia a los problemas ambientales. 
En este sentido la ecofobia abarca el miedo o el rechazo a todo lo que está relacionado con los problemas ambientales como la deforestación, la lluvia ácida, el cambio climático, el adelgazamiento de la capa de ozono, el calentamiento global y en general la degradación y contaminación ambiental. Esta fobia puede afectar tanto a los niños, niñas ,, jóvenes como a los adultos.
La ecofobia se comenzó a estudiar a partir de las últimas tres décadas  y su origen está relacionado con la forma en que docentes, padres y medios de comunicación enseñan o presentan los temas ambientales.  Normalmente, para tratar de concienciar a los niños sobre los problemas ambientales, se recurre a presentar escenas de situaciones dramáticas donde se muestra la contaminación o el grave deterioro de los bosques, ríos, lagos, playas, áreas verdes y otros espacios públicos, producto de las actividades humanas. Los niños se preocupan y afligen ante la magnitud de esta situación, pero no encuentran soluciones para resolverla y responden rechazando estos temas “ambientales”, y escogiendo otras materias y actividades que les permitan evadir esta situación. Un temor es que el “currículo ambiental” termine distanciando a los niños del mundo natural en lugar de vincularlos con él. Si la naturaleza está siendo maltratada no querrán acercarse a ella.
¿Qué puede ocurrir cuando colocamos el peso o el compromiso de los problemas ambientales sobre las espaldas de niños de 8 ó 9 años, ya angustiados por otras preocupaciones y con escaso contacto con la naturaleza?
Un estudio realizado a finales del siglo XX concluye que la relación entre la naturaleza y los niños ha cambiado significativamente en los últimos 30 años (Louv, R. 1990. Childhood´s Future). En la actualidad los niños pasan menos tiempo en contacto con la naturaleza y parecen estar más preocupados por su desaparición que las generaciones anteriores que percibían poco deterioro ambiental en el medio natural cercano a sus viviendas. Es decir los niños hace 30 años se preocupaban menos ya que no percibían cambios importantes en el medio natural.
Hace un par de años, explicando el tema de la ecofobia en una charla dirigida a docentes de primaria, una maestra mencionó que había presenciado con uno de sus pequeños alumnos una situación en su aula de clases que parece estar relacionada con la ecofobia. El niño de 8 años había visto una película donde se mencionaba que el fin del mundo ocurriría en 2012 y que había indicios de que esta situación estaba ya comenzando. El niño llegó a la escuela muy afligido por la trama de esta película y mencionó a la maestra y a sus compañeros de clase que no quería morir con sólo 10 años, tampoco quería que sus padres y hermanos murieran. Este niño pasó toda la jornada de clases llorando y muy afligido, y transcurrieron varios días antes de que volviera a su “comportamiento normal”. Al niño se le explicó que la película era una situación ficticia y no tenía que preocuparse por lo que se había mencionado en la misma.  Este hecho es sólo un ejemplo de que los “temas ambientales” deben ser abordados de forma diferente dependiendo de las edades de los niños y jóvenes y en correspondencia a las etapas de desarrollo de la educación.
Para padres y maestros es muy importante identificar y diferenciar las tres etapas del desarrollo que conciernen a la educación preescolar y básica. En cada una de ellas la educación ambiental debe ser diferente y el desafío de los padres y educadores debe ser armonizar las actividades a realizar con estas etapas del desarrollo.
En este sentido, los niños de Preescolar (edades entre 3 y 7 años) se encuentran en la etapa crítica para vincularse con la naturaleza. Es el momento más indicado para desarrollar un vínculo emocional con el mundo natural. Los niños se sienten atraídos naturalmente por los “bebés animales”, y se debe cultivar esa simpatía. Algunas de las acciones que estos niños pueden hacer es tener una pequeña mascota (siempre evitando los animales silvestres) que cuiden con la ayuda de sus padres; plantar y cuidar un árbol, visitar los parques y zoológicos de contacto y realizar cualquier otra actividad que les permita vincularse con la naturaleza. De manera indirecta también pueden relacionarse a través de historias, canciones y juegos.
En la primera etapa de Educación Básica (niños con edades entre 7 y 11 años), se debe ofrecer a los menores oportunidades para explorar los alrededores urbanos y rurales, es decir áreas cercanas a su casa, escuela y urbanización. En esta etapa los niños deben salir de excursiones en compañía de sus maestros o representantes y entrar en contacto directo con la naturaleza. Por ejemplo, pueden observar los animales en estanques, ríos y orilla de las playas. Los juegos siempre serán una forma muy entretenida de aprender de la naturaleza. Se recomienda las publicaciones: Pulido, M, Batista, L. & Álvarez, A. (1997). Juegos Ecológicos en el aula. Un manual de actividades para la educación ambiental en la Educación Básica, Fundambiente, Caracas. y Batista, L & Pulido, M. (2004). Ecojuegos. CENAMEC, Caracas.  Estas dos publicaciones son excelentes para introducir a los jóvenes y docentes en sencillas estrategias metodológicas para el aprendizaje ambiental en acción.
En la segunda etapa de Educación Básica (12-15 años), los jóvenes pre-adolescentes deben tener la oportunidad de trabajar con los problemas de su propia comunidad donde puedan ver los resultados de su implementación, en lugar de seleccionar proyectos que puedan ser muy interesantes pero ajenos a la realidad local de la escuela y sus alumnos. Esta es la etapa ideal para abordar los problemas ambientales y proponer acciones que los estudiantes puedan desarrollar, tal es el caso de programas de reciclaje, conformación de brigadas ambientales, excursiones escolares, participación en la elaboración de huertos y composteros, entre otras actividades.  
Finalizo este artículo con una frase de Sobel (1993) que siempre se debería  recordar: “Si queremos que los niños prosperen y se capaciten verdaderamente, permitámosles amar la Tierra antes de pedirles que la salven”.



 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013