Encabezado eft
Noviembre 2013. Juego de niños
Editorial
Comité editorial
Proyecto. Darío Cocetta
Redactor responsable: Norma H. Rozadas

La solidaridad y su disfuncionalidad con el sistema. Vivimos un tiempo y un lugar,“tabicado” por conductas humanas que impiden valores solidarios. La solidaridad es un valor y una decisión, que el sistema social aborta de modo continuo; sin cansancio.
Pero esa mutilación no la realiza el sistema en abstracto; somos nosotros, que somos el sistema, los que realizamos esa muerte. Somos nosotros los que no respondemos con solidaridad.
El adiestramiento para la salvación fue, y es tan minucioso, que nuestros días pasan adrede lejos de quienes nos necesitan. Boqueamos el amor a los pobres, pero gastamos frente a un escaparate el dinero con que una familia pobre vive un mes.
La solidaridad no es funcional con el poder que construye el mundo que vivimos. Por eso la solidaridad está condenada en esta sociedad, fraticida, egoísta, banal y consumista. Nosotros somos arrastrados desde niños a ese gesto.
Pero algo extraño sucede con este gesto humano,… la solidaridad. A pesar de todos nuestros actos, ella está nuevamente allí. No sabemos el porqué, pero por algún extraño misterio de llevarla siempre con nosotros, nace nuevamente cada mañana.
Por el contrario, si la solidaridad fuera funcional con el sistema, ya hubiera desaparecido. Sólo sería un grato recuerdo para la especie. Hubiera sido fagocitada con los actos del poder, y se hubiera destruido en alguna madrugada. No la encontraríamos. Pero no, cada  amanecer, nos sorprende hablándonos del amor por el otro mientras vamos a un yugo “teledirigido” desde los grandes centros de poder, paradójicamente, un yugo que en la mayoría de los casos es “sin amor y sin fe”.

Un juego de niños. Por esa disfuncionalidad que tiene el amor hacia el otro dentro de este orden socioeconómico; eso que llamamos las cosas de todos los días, es que no reconocemos a la solidaridad. No la vemos.
Por eso también, es que nuestros gestos de amor en la vida -en estos tiempos- , suelen caer en sacos rotos.
¿Qué ha pasado? Eso sucede, porque como a niños nos han engañado y descocido los sacos donde guardamos las cosas que entendemos valiosas. El niño seguirá echando allí sus cosas, y si está con otro niño, lo harán juntos. Los juguetes volverán al piso, una y diez veces. En un momento, dejará de hacerlo y verá como sigue su juego. El niño tratará de cerrar el saco, o abandonará el juego.
Con la misma naturalidad con la que un niño retoma su juego, así deberíamos coser el fondo de los sacos. Sacos, que no son otra cosa que nuestra vida hecha gestos.
¿Cómo hacerlo? No es difícil, sólo un gesto hace falta. Un gesto, nada más. Un gesto cultural que vaya en otra dirección a aquélla que señala la orden disparada hace siglos, y ejecutada en nuestro cuerpo todas y cualquiera de nuestras mañana.
La solidaridad detiene la construcción capitalista. Así de simple. Uno no debería decirlo por obvio, pero es bueno nombrar aquellas herramientas que nos han de liberar.

Abandonar “el desierto de las calles sin rayuela”. Hacerse concientes de algunas cuestiones nos van a ordenar el juego. ¿En qué sociedad estamos viviendo? ¿Qué lugar ocupamos en esta sociedad y en este mundo? ¿Qué tan cerca estamos de los lugares que nos obligan a cumplir con los que mandan? ¿Qué tan cerca estamos de los que sufren la acción colectiva de abandono?
Los pobres…. ¿de quiénes hablamos cuando hablamos de los pobres? Cuanto más humilde es el lugar que habitamos, más lejos estamos de los sicarios que ordenan nuestro olvido. Cuanto más cerca estamos de los humildes, la solidaridad se hace de nuestra mano.
Los pobres…. ¿de quiénes hablamos cuando hablamos de los pobres? “Pobres son aquellos encorvados, doblegados, humillados por la vida misma, automáticamente ignorados y despreciados por la sociedad. Estos son los pobres tal como de ellos se habla en los profetas y en Jesús. (…).Los pobres de la opción son, además, históricamente pobres; son los empobrecidos por otros. Pobreza no es mera carencia, no es mera dificultad de dominar la vida, sino dificultad de vivir causada por otros e ignominia añadida introducida por otros. (…) Y los pobres son dialécticamente pobres. Históricamente, pobre dice relación intrínseca a opresor; dialécticamente, dice relación intrínseca a rico. (…) Hay pobres porque hay ricos, y hay ricos porque hay pobres”.
1. SOBRINO,JON, Opción por los pobres, en  https://servicioskoinonia.org/relat/251.htm  


 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013