Encabezado eft
Lenguaje oral y personalidad

Lenguaje oral y personalidad

 

Autores: Dr. C. Xiomara Sánchez Batista. Profesor Auxiliar.

              MSc. Tania Zamora Reytor. Profesor Auxiliar.

              MSc. Rosa María Cepero Álvarez. Profesor Auxiliar.

              MSc. Mario Zamora Pérez. Profesor Auxiliar.

 

Filial Pedagógica Campechuela. UCP “Blas Roca Calderío”, Granma, Cuba.

 

Resumen

Los procesos psíquicos, lo afectivo y lo cognitivo, el mundo interno del menor, se forma en el proceso de relación del individuo con su medio, de imbricación entre lo natural, lo sociocultural, lo histórico y lo propiamente psicológico, donde la actividad y la comunicación juegan un papel fundamental en el desarrollo integral de la naciente personalidad de los niños.

 

Palabras claves: lenguaje oral, personalidad, niños, grado.

 

Abstract

The psiquics, the afective and the cognitive processes, the internal world of the minor is formed in the process of relationship of the individual with their medium, of imbrication between the natural, the sociocultural, the historical and the properly psychological where the activity and the communication plays a fundamental role in the integral development of the nascent personality of the children.

Key Words: oral Language,personality,children,grade.

 

Introducción

Las características psicológicas que definen la personalidad no nacen con el individuo sino que se forman en el transcurso de la vida; concediéndole al lenguaje oral un lugar importante en este proceso socializador. No es propósito de una reflexión como la que nos ocupa intentar abarcar toda la complejidad y diversidad que estos elementos generan, pues el análisis de las bibliografías relacionadas con el tema y los resultados de las investigaciones desarrolladas por especialistas nacionales y extranjeros así lo demuestran.

Se pretende, solo como objetivo, a partir de algunos análisis: Determinar cómo el lenguaje oral incide en el desarrollo de la naciente personalidad de los niños. Para analizar la incidencia de un proceso en otro, tenemos que ver como el lenguaje oral actúa como un factor que regula y estructura la personalidad y el comportamiento social.

 

Desarrollo

Cuando el niño comienza a dominar el lenguaje oral es capaz de comportarse y expresarse de forma diferente en diferentes momentos y lo hace porque es capaz de asumir las normas de conducta social y los hábitos que no se adquieren por costumbres ni por lógica, sino a través de la repetición verbal de las consignas.

Ya sea en los juegos de roles, en las actividades productivas, en la casa y en la vida cotidiana, el niño sin darse cuenta no solo aprenden a utilizar el lenguaje oral, sino que es capaz de comprenderlo, y de organizar mediante este su conducta, su vida y contribuir con ello al desarrollo de su personalidad. No somos del criterio de que el lenguaje oral crea las funciones psíquicas, pero estas se forman con la participación del lenguaje oral.

 

El niño en el juego asume un papel, y al hacerlo tienen que cumplir determinadas acciones y subordinarse a ciertas reglas conductuales. El lenguaje oral le permite conocer y cumplir las reglas y orientaciones que se necesitan para la ejecución de las acciones, que se orientan en ocasiones entre los mismos niños, y le permite que estos aprendan a actuar en consonancia con los valores morales y sociales que se deben cumplir en ese papel. Ejemplo de esto lo constituye, cuando juegan a las casitas y se reparten las tareas del hogar, cuando imitan los papeles de mamá y papá y orientan al niño que tienen, lo que debe o no debe hacer; o en ocasiones, cuando un niño asume el papel de maestro y sabe que no debe llegar tarde a la escuela.

El sentimiento del deber nace bajo la influencia de la valoración que haga el adulto al acto realizado. Por ejemplo: Si ayudó a sacudir los muebles, si le buscó las chancletas a papá, si recitó una poesía en la escuela, si memorizó los colores; de igual forma si trató mal a un amigo, si no realizó la tarea, si se escapó de la casa. Sobre la base de la valoración que hagan los mayores de estos actos, los niños al escucharlos determinan qué es bueno y qué es malo, qué se debe hacer y que no; y comienzan a valorar tanto de forma interna (pensamiento), como externa (lenguaje oral) las acciones de sus compañeros y las suyas propias. Así se desarrollará la valoración y autovaloración. 

El maestro tiene que conocer que con el aumento del vocabulario, del significado de las palabras y de la expresión oral en general, los niños comienzan a desarrollar en las actividades una atención voluntaria y una memoria verbal; por lo que ya ellos mismos se plantean metas para recordar cosas. Por ejemplo: Juego de palabras para ver quién recuerda mayor cantidad, les encanta señalar en sus libros de texto o de cuento las palabras que conocen mediante la repetición lingüística, disfrutan de adivinanzas y trabalenguas, etcétera.

En tal sentido ha de hacerse un esfuerzo especial para que el niño salga “fuera de sí mismo” y se exprese, ofreciéndole todas las posibilidades para que su personalidad se estructure, organice y desarrolle, acostumbrándolo a encontrar por sí solo las soluciones a los pequeños problemas prácticos que se le planteen, encauzándolo de este modo por el camino de la autonomía. El adulto debe observar los juegos del niño, y encaminarlo a que represente en ellos aquellas cosas que puedan desarrollar cualidades de la personalidad, como son la independencia, la individualidad, la autovaloración, la autorregulación, etcétera. 

La principal incidencia sobre el pensamiento en esta etapa, es producto del lenguaje oral, y de lo que le aporten mediante éste las demás personas, se considera el vehículo perfecto para la adquisición de los conocimientos, ya que le permite a los menores plantear sus inquietudes y su curiosidad intelectual, hacer preguntas y dar explicaciones sobre lo que se le pregunte.

Al respecto decía Figueredo, “el pensamiento se encuentra en estrecha relación con la actividad cerebral y sólo puede realizarse al tener como base al lenguaje y a través de este. Es decir, que el pensamiento no puede darse al margen del lenguaje; su relación es indisoluble, tanto en su génesis como en su existencia” (Ernesto Figueredo, 1982: 50)

Lo importante es que los niños adviertan que con otra palabra pueden decir lo mismo o algo parecido y que, además, pueden expresar la idea contraria; y establecer relaciones y generalizaciones entre las palabras de una familia. Pueden conocer también, de dónde proceden las palabras, cómo cambian su terminación, cuáles son las primitivas, las derivadas, al mismo tiempo que enriquecen su vocabulario con nuevos significados.

Para lo cual se trata de que los niños ejecuten las diferentes formas de la comunicación verbal: se inducen a que participen en conversaciones con los adultos y con otros niños, a contestar a las preguntas que se les hacen, a formularles preguntas a las personas que los rodean, a cumplimentar las indicaciones verbales que le hacen los mayores, a repetir poesías, cuentos, adivinanzas, relatos. Se les enseña a escuchar y a comprender el lenguaje oral, a pronunciar las palabras de forma precisa, clara, a emplearlas en el lenguaje expresivo y a darles cierta emoción a éstas.

Cuando los niños inician el grado preescolar, poseen un nivel de desarrollo que le permite dominar las estructuras básicas de la lengua materna. Ya están preparados para que la cultura y la inserción en el grupo social y el contexto ambiental sean ahora determinantes de sus conductas lingüísticas. Se caracterizan por el aumento de la reserva de palabras, por un lenguaje oral más coherente y lógico, por una pronunciación más precisa y correcta. Pronuncian ya todos los sonidos del idioma, hablan bien y con libertad, sostienen conversaciones, comprenden expresiones complejas y expresiones idiomáticas de la lengua natal.

Se comparte el criterio de Venguer, L. A. con relación al desarrollo del lenguaje oral en el grado preescolar al plantear: “El vocabulario del niño aumenta rápidamente a causa de que aumenta no sólo el número de sustantivos, sino también de verbos, pronombres, adjetivos numerales y elementos copulativos.” ( Venguer, L: A; 1982: 112.) En tal sentido es significativo señalar, que el aumento del vocabulario no sería de gran importancia si los niños no dominasen paralelamente la habilidad de hacer concordar las palabras entre sí dentro de la oración, al seguir las reglas de la sintaxis.

Según Fernández, S. (1985), en este período se asimila la estructura morfológica de la lengua española. Los niños aprende a grandes rasgos, las conjugaciones de los verbos y los elementos sintácticos primarios. Al mismo tiempo se adentran en oraciones más complejas, al usar elementos copulativos y disyuntivos. Utilizan los sufijos de más amplio uso, morfema de género, de número, de carácter diminutivo. Comienzan a formar palabras con extraordinaria facilidad y a variar el sentido de las ya existentes mediante el uso de sufijos.

Para que se desarrolle la esfera ejecutora (pensamiento, memoria, atención, percepción) y la naciente personalidad de los niños del grado preescolar, hay que tener en cuenta los elementos de la esfera inductora (motivos, necesidades, intereses),que dan lugar al cumplimiento con éxito de la actividad. Los menores necesitan contar quiénes son, dónde viven, qué hacen en el recreo, en sus casas, cuáles son sus juegos y juguetes preferidos, quién es su papá o su mamá. Cuando esto ocurra en las aulas o actividades planificadas con los menores, se asume un derecho, que en ocasiones se le está vedado. Las palabras para desarrollarse necesitan de espacios de comunicación oral que las contengan y valoren.

El educador en su labor pedagógica debe tener en cuenta la estrecha relación que existe entre el lenguaje oral y los procesos psíquicos, la cual no es lineal, pues desempeña un papel importante la relación que se establece entre la familia, la escuela y la comunidad como eslabones imprescindibles en su formación.

Ello implica que, en este intercambio oral del niño con los semejantes que cuidan de él, lo atienden y lo enseñan progresivamente en su vida emocional y mental se moldeen paulatinamente diversos rasgos de la naciente personalidad, tales como: El estilo de expresión emocional (gesticulación, mímica, expresión oral) actividades corporales (manera de andar, poses, etcétera.) E inclusive modos comportamentales ante situaciones determinadas (reacción ante los conflictos).

La riqueza en la actividad lingüística de un niño y la coherencia de su personalidad dependerán en gran parte del medio exterior, de la calidad de este, y en lo fundamental de la calidad de las relaciones sociales que se establezcan entre el padre y el hijo. Muchos problemas del lenguaje oral y la personalidad, se deben a la falta de estimulación familiar o desajustes afectivos entre padres e hijos.

Por lo tanto el lenguaje oral de las personas que rodean al niño puede ser el mismo cuando este nace que cuando tiene cinco años, pero la influencia en ambos casos será distinta. Ya que el niño del grado preescolar está en un nivel de comprensión del lenguaje oral superior, lo que le permite no-solo reconocer los cambios que se producen en el medio, sino en su propio “yo”. Lo que a su vez condiciona el carácter de la incidencia del medio sobre su desarrollo psíquico posterior.

 

Conclusiones

  • El proceso didáctico dirigido al desarrollo de la Lengua Materna y del lenguaje oral debe estar orientado hacia la asimilación (por parte del niño) de conocimientos, hábitos y habilidades lingüísticas, que le permitan la ampliación del vocabulario, la formación de conceptos, el conocimiento del mundo y las posibilidades reales de comunicación oral y de explotar al máximo sus potencialidades. Motivar al niño a usar el lenguaje oral es motivarlo a adquirir mayor desarrollo del mismo, en consonancia con la sociedad en la cual transcurre su vida.
  • La evolución del lenguaje oral en nuestro caso es concebida como un elemento importante en el desarrollo de la personalidad de los individuos. El análisis de la interrelación de ambos elementos nos describe de algún modo las pautas del desarrollo en los niños que adquiere nuestra lengua y ese conocimiento es de vital importancia para aquellos que trabajen en esta área. Por último, la educación plantea hoy ante la ciencia nuevos retos, relacionados con el diseño de vías, procedimientos y modelos comunicativos que favorezcan el pleno desarrollo de la personalidad. No se debe olvidar que se aprende el lenguaje oral al mismo tiempo que se desarrolla.
  • El desarrollo del lenguaje oral es una de las tareas más importantes de la educación. El retraso en el lenguaje oral impide que se establezca el intercambio entre las personas, es causa del retardo en el desarrollo psíquico, y empobrece la conducta de los niños.

 

Bibliografía

Alvarez, I. (1995). Comunicación y lenguaje verbal, en comunicación educativa, la habana: pueblo y educación,

Burke, M. (1988). De quién es la responsabilidad de la escuela o la familia. La habana: pueblo y educación

Cruz, T. (1995). Selección de lecturas de psicología infantil. La habana: pueblo y educación

Figueredo, E. (1982). Psicología del lenguaje, la habana pueblo y educación.

Enciclopedia general de la educación. (1999). Barcelona: editorial. Grupo océano

González, F. (1995). Comunicación, personalidad y desarrollo. La habana: pueblo y educación.

González, F. (1985). Psicología de la personalidad. La habana. Pueblo y educación.


Iglesia, Rosa, M. (proyecto alba, en www.waece.com/alba/.

Larraga, M. Evolución del lenguaje oral. En http//wwweduc. Aragob.es/cpcalat/evolucion.lenguaje-oral.

Legaspi, A. (1999). Pedagogía preescolar, la habana: pueblo y educación.

Silverio, A. (1995). Estudio sobre las particularidades del desarrollo del niño preescolar cubano. La habana: pueblo y educación.

Petrovski, A. (1982). Psicología evolutiva y pedagógica. La habana: pueblo y educación.

Petrovski, A. (1990). Psicología general. Lahabana: pueblo y educación.

Venguer, l (1982). Tema de psicología preescolar. La habana: pueblo y educación.

Vigotsky, l. (1982). Pensamiento y lenguaje. La Habana: Pueblo y Educación.


 

 

 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013