Encabezado eft
Bayou Corne, el pueblo sacrificado por el fracking
Bayou Corne, el pueblo sacrificado por el fracking
Dr. Carlos A. Seara
Geólogo   
En agosto de 2012 luego de 3 meses ininterrumpidos de temblores de tierra de variada intensidad y a posteriori que el agua efervesciera como si se tratara de  soda o cerveza, el pantano de la “Assumption” – Edo. de Louisiana, de una superficie de 5.000 m2 ( ½ hectárea), rodeado de densa vegetación, amplió su área alcanzando los 240.000 m2 (24 hectáreas), extendiéndose en mérito al derrumbe y hundimiento liso y llano, del contorno arbolado al que se fagocitó al mejor estilo de un gigantesco dragón, emergido de las profundidades de ese knossos al que los antiguos griegos tanto temían.
A partir del accidente, el pequeño poblado de Bayou Corne integrado por 350 personas fue evacuado en su totalidad.
Texas Brine una petroquímica dedicada al fracking, arrendó la antigua labor minera de explotación de sal, actualmente cerrada, emplazada sobre el domo de Napoleonville, a la par de la población mencionada e inició, en ese agujero, la descarga de líquidos residuales productos desechados de la recuperación de la fractura hidráulica.
Muchas son las compañías que realizan este tipo de operaciones inyectando en el subsuelo los productos resultantes de recuperos sin mediar evaluaciones de impacto ambiental sobre las características de los terrenos donde se descargan los residuos o la composición química de lo desechado para apreciar la compatibilidad entre unos y otros. Ha de recordarse que, en general, estos residuos son portadores de metales pesados; sustancias contaminantes para los acuíferos subterráneos; agresividad propia derivada de un pH (hidrógeno intercambiable), de alta acidez, muy capaz de disolver rocas como las de composición carbonática.
El 2 de Agosto de 2013, el Edo. de Louisiana demandó a la compañía por daño ambiental y ha prohibido las descargas de líquidos en los viejos socavones de la mina, de donde con anterioridad, como ya digera, se extraía sal (cloruro de sodio).
En Estado Unidos es habitual la existencia de domos de sal producto de la inyección de soluciones con altas concentraciones de cloruros entre las grietas y fisuras de rocas preexistentes, especialmente sedimentarias, sujetas a disoluciones como son las calizas. Éstas, cuando se aproximan a la superficie y se ven influenciadas por climas húmedos o en presencia de agua desarrollan un paisaje muy particular denominado “kárstico” donde dominan las geoformas derivadas de la disolución: cavernas, galerías, túneles, ríos subterráneos, etc. muy comunes a este paisaje.
La instalación de los domos de sal se familiariza con este tipo de formaciones y junto con ellas se pueden encontrar concentraciones de agua salada, entrampes de gas o petróleo fácilmente explotables y en muchas ocasiones con surgencia natural por la presión ejercida por la misma estructura geológica.
Las calizas, fundamentalmente, son las “cáscaras” o cubiertas del ambiente kárstico  y de su debilitamiento por erosión natural o antrópica depende que desarrollen geoformas que conectan las profundidades con la superficie mediante accidentes típicos del paisaje como las: “torcas” o “dolinas”, “uvalas”, “simas”, etc.
En estos casos los  “sumideros” obligan a que las aguas de la superficie pasen a integrar circuitos subterráneos donde cualquier contaminación, tóxicos o productos químicos indeseables, en un primer momento se enmascaren hasta que la propia naturaleza se encarga de prender la alarma respecto de la anormalidad.
Bayou Crone ha sido el llamado de atención respecto de lo acontecido; una andanada de sismos se descargaron en la región mientras las aguas del pantano adquirían una marcada efervescencia. Aquí no se trata de sismicidad natural porque la misma no sería propia de estos terrenos llanos y de origen sedimentario, sin plegamientos ni fracturas posteriores a la depositación además, de encontrarse alejada de las áreas montañosas y de estructuras de carácter regional.
La sismicidad que afecta a Bayou Crone es de las que se consideran como  inducidas por desequilibrios isostáticos a partir de la intervención del hombre. Bloques calizos se han desprendido por debilitamiento y disolución generando derrumbes interiores, que afectan a las geoformas kársticas preexistentes de este particular paisaje todo a consecuencia, según parece, del volcamiento de líquidos portadores de productos de alta toxicidad, ya que no ha habido otra variable que pudiera generar semejante fenómeno.
Uno de los derrumbes afectó la precaria base del Assumption provocando
el incremento de su superficie del vinculándolo con una caverna interior y 
   
El material en que se ha alojado la sal se compone de rocas sedimentarias de origen diverso pero, fundamentalmente, calizas.  transformando al pantano en un lago con las particularidades propias de la dolina o sima kárstica.

¿PUEDE OCURRIR ALGO SIMILAR EN ARGENTINA?
Bayou Crone no es patrimonio exclusivo de EE.UU. , las geoformas derivadas del paisaje “kárstico”, con otros nombres y a veces con otras particularidades, se encuentran diseminadas por toda la superficie terrestre.
En España la zona de Cuenca con las hoces del Huécar o del Júcar; el Carso italiano; el karst moravo o las cuevas de Makocha en República Checa; “Les Gorges du Tarn” en la Lozere francesa; el Cars cubano, los xenotes mejicanos, el karst brasilero o guatemalteco, etc.
Nosotros no escapamos a las singularidades de este modelo natural, lo tenemos esparcido por muchas provincias y fundamentalmente en las que comparten espacios cordilleranos. Así apreciamos estas formas en el sur de Mendoza: “Caverna de las Brujas”, “Pozo de las Ánimas”, “Laguna de la niña Encantada”; en Neuquén, zonas próximas a Loncopué, las cavernas de “Cuchillo Curá” o la zona de Añelo; región de Sierras Bayas, ambiente de dolomías en provincia de Buenos Aires; formaciones calcáreas del dpto. Cura-có en La Pampa;  podemos sumar a San Juan, La Rioja, Santa Cruz, etc.
Las paragénesis del ambiente kárstico son similares en cualquier parte del planeta por lo cual frente a iguales agresiones o metodologías parecidas, el modelo natural responderá de la misma manera.
Con el escaso desarrollo del fracking en nuestro país, ya se han producido situaciones particulares propias de este sistema extractivo en el distrito de Las Heras, provincia de Santa Cruz donde los temblores de tierra eran desconocidos.
Frente al presente panorama se supone, con mucho fundamento, que los distintos accidentes del fracking ocurridos en otros sitios, también tendrán aquí su cuota de expresión.

 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013