Encabezado eft
¿Anomia o leyes imperiales?

Proyecto editorial: Darío Cocetta
Redactor responsable: Norma Rozadas

 

Luz de luna. La pequeña vida fue parida en el arrabal. La recibió la luz de la luna  en una cálida y diáfana noche del diciembre en el sur. Las manos decididas y los brazos fuertes de quienes la recibieron , la abrigaron y le dieron paz. Era el breve tiempo de la bienvenida. La vida , esa pequeña vida , tomó “resueyo” , respiró hondo y comenzó a brotar su luz. Esa pequeña ha escapado a la primer emboscada. Sin ley y sin piedad , sus días transcurrirán en las afueras de todo.

La vida es leve y es fugaz , y sólo se sostiene sobre esa frágil fortaleza que le da el amor.

 

El orden. “No tenemos asegurado el futuro. Pero el futuro del capitalismo está asegurado ”. Así de contundente , Salvador Giner sentencia el riesgo -y la certeza- que nos acompaña como especie. En un breve y fundado ensayo , analiza , diagnostica y especula sobre los próximos senderos que pueda transitar un capitalismo perenne , de eterna metamorfosis. La salud del orden , y la enfermedad del sometido al orden.

“La victoria del mercado –imparable cuando se alió con el modo industrial de producción- topó con la evolución misma de las empresas, que , según la ya mencionada lógica tergiversante de ciertos grandes procesos históricos , fue derivando en una red de monopolios , oligopolios , macroadministraciones públicas y redes financieras y crediticias que necesariamente tomarían como modelo el de la empresa capitalista. Lejos , muy lejos , de los individuos soberanos postulados por el liberalismo inicial. El paso fundamental del mercado efervescente en el que participaba una mirada de empresarios a un capitalismo empresarial y macroempresarial o corporativo (...) engendró el orden predominante en el tardocapitalismo. En él conviven hoy asalariados , empresas de todo tipo , grandes corporaciones y aparatos estatales y supraestatales , vinculados entre sí por los grandes corporaciones , y aparatos estatales y supraestatales , vinculados entre sí por los grandes mercados financieros y por su red de bolsas de contrataciones interconectadas en tiempo real : Wall Street , la City londnense , Tokio , Zurcí , Milán , y todas las demás. Surgió así lo que podría llamarse sociedad corporativa (nombre que a falta  de otro más elocuente , puede darse a la sociedad capitalista mundializada que fue tomando cuerpo tras la segunda guerra mundial  ”.-

 

Anomia. Si lo afirmado en el párrafo anterior es así , como se asume en los países centrales , ¿por qué será que se percibe la ausencia de una ley que ordene esa sociedad en construcción? En los edificios vidriados al borde de los ríos , donde viven los virreyes y administradores del territorio , andan diciendo que la ley no se cumple. Esa percepción también se releva en los barrios , y quizás aquí –en esos barrios- con mayor justificación.

Los robos y los asesinatos ya no se producen sólo en las afueras de las ciudades ; allí, donde muchos  piensan que es el territorio natural en el que deben suceder. La droga es comprada “extramuros” de la ciudad decente , en las villas miserias , por niños/as criados en los barrios decentes. Una ausencia de horizontes y pulsiones que generan la adicción a la muerte , se gesta “intramuros” de la ciudad decente , y su gente poco a poco va perdiendo los sentidos que han acunado con la llegada a la vida.

 

La alarma se ha generalizado , “la gente no cumple la ley” , ni dentro de su ciudad o barrio , ni fuera de él. Hombres y mujeres  no registran la existencia del Estado , ni adhieren a su idea , ni temen a su acción.

Los virreyes imperiales , los CEO de las multinacionales , los sirvientes de los poderosos , sus gestores y sus empleados ; gente que viven de gerenciar y reverenciar a los que han promovido esta sociedad fraticida , ya saben que no tienen el amparo de la leyes territoriales. Usted , lector o lectora ¿no cree que esto es así?

 

Pero además de ellos, los otros , los olvidados , los que viven de su trabajo , los más humildes  y los que nada tienen , también saben que no hay ley que la gente cumpla. La ley en sus territorios de vida se ha transformado y se encarna en la voluntad de aquellos que se puedan hacer valer por sí , o por las organizaciones (lícitas o ilícitas) que extiendan su poder en su barrio. ¿Usted no cree que esto es así?

Para pobres y ricos , la consecuencia es sencilla , la ley no existe. La ley no es cumplida , … no existe. ¿Será esto así? ¿Por qué sucedería?

 

Leyes del imperio I. Mal que nos pese , la ley existe. La ley existe y se cumple.

La generación de grandes masas de desocupados y excluidos , en esta etapa de internacionalización del capital , no responde a la necesidad de provisión de mano de obra en la etapa ascendente del ciclo económico y como efectiva disciplinadora de los trabajadores ocupados (virtud que se mantiene inalterable) . El modelo socioeconómico capitalista -en la periferia por lo menos de modo irreducible- , produce en forma creciente una población excedente que no tiene cabida dentro de sus márgenes , “que en el mejor de los casos era simplemente irrelevante para el sector hegemónico de la economía y, en el peor , se convertía en un peligro para su estabilidad” .Esa inmensa energía humana que el sistema ordena perder , es la respuesta que brinda el orden socioeconómico dominante cuando se lo interroga por la ley de crecimiento de la población y de superpoblación que resulta de su modo de producción. Es el genocidio social que se debe enfrentar. Este enorme gasto de energía humana para poder obtener el equilibrio que el orden imperial ha establecido , es lo que observamos. La imposibilidad de imponer controles territoriales , naturalizará su presencia y admitirá sus consecuencias (“efectos colaterales”).-

 

Leyes del imperio II. En algún texto hemos recordado en esta revista , como suele arrogarse a Malthus , una fórmula tan memorable como sombría : “La población aumenta en progresión geométrica , en contraste con la provisión de alimentos , que aumenta en progresión aritmética” .Su consecuencia , ante el riesgo de un inusitado aumento de habitantes de la población mundial , fue la aparición de frenos que limitaran los medios de subsistencia de  las poblaciones. Se visualiza la dramática trascendencia del hambre , de la guerra , del infanticidio , las plagas y las formas preventivas que produzcan coeficientes de disminución de la natalidad.-

El hambre y la desnutrición , aunque pueda resultar paradojal en una territorio que produce alimentos para ocho veces su población , tiene endémica y extendida presencia en nuestro territorio nacional. La cuestión resulta global. El informe anual del PNUD de Naciones Unidas del año 2005  reveló que cada tres segundos -en algún lugar del planeta- muere un niño como resultado de la pobreza .No menos sombrío , al siguiente año el propio director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, confirmó la siniestra pandemia , al presentar el informe anual : “Lejos de disminuir, la cifra de personas que pasan hambre en el mundo está aumentando a un ritmo de 4 millones al año” .-

 

¿Anomia o leyes imperiales? . ¿Existe anomia o en realidad lo que sucede es que existe una orden del poder no escrita que se cumple? ¿De qué hablamos? , ¿de qué ley hablamos?

Enumere usted lector o lectora : pago de la deuda externa odiosa e impagable ; protección al capital predatorio sobre nuestras “venas abiertas” ; cumplimiento con los acreedores externos antes que los internos ; consagración definitiva de un estado de excepción ; aceptación –transitoria- de la sumisión (inexistencia de controles democráticos y territoriales al poder imperial).Nos queda la reducción de la justicia al limitado y egoísta espacio de la propia existencia , donde sólo importan las relaciones que se agotan en el interior de cada casa. De esas leyes hablamos.

El poder disloca lo colectivo , los hechos reales y las noticias que los deforman son producidas y propagadas por personajes que viven en “countries” , mandan a sus hijos a escuelas privadas , veranean en el extranjero , aspiran a tener sus valijas preparadas para conocer otras realidades , pagan sus prepagas , viajan en sus propios automóviles , tienen sus consumos subsidiados. Paradójicamente sirven a un poder que fagocita humildes , y se asustan frente a un pobre. Se asustan que la gente no cumpla la ley , su propia ley.

 

Luz de luna . Enganchada al liviano lienzo que cubrió el cuerpecito de la recién nacida se ha prendido caída de un árbol una flor de paraíso. Es diciembre y los tilos perfuman el aire cargado de vida , y que anuncia un verano tórrido y vital. La noche es cálida , y ellos –padre y madre- no tienen miedo por ellos , solo piensan en esa niña que la vida les ha traído. Esos padres miran azorados a la niña. Son conscientes del mundo al que llega la niña , saben del dolor que produce. Pero no temen , por ese milagro que nos cobija a todos , miran a la niña y se abrazan , saben que la vida es más.

 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013