Encabezado eft
Las Habilidades lectoras. Su importancia para la comunicación en una cultura de paz

Las Habilidades lectoras. Su importancia para la comunicación en una cultura de paz

 

Autores: MsC. Guillermo M. Guevara Moya

                Dra. C. Idarmis Knight Soto

                MsC. Betsy Bilbao Carballo

                Lic. Claudia  Guevara  Bilbao

Resumen

Leer es un proceso mental, en el que quién lee debe concentrase en lo que el texto está  indicando, al mismo  tiempo  que  indaga, cuestiona y se mantiene una actitud crítica frente al mismo. El problema es que la mayor parte de la lectura que se realiza es  acrítica,  utilitaria,  objetivista  y  sólo  se  hace  para  adquirir  información de  las generalidades del texto. El reto es enfrentarlo y ganar la batalla de la comprensión, obtener el gozo de expresar que se ha entendido, comprendido, captado sus tesis y los mensajes que el escrito quiere comunicar.

La lectura es inmersión y deleite en el lenguaje, es conocer palabras y los significados que ellas trasmiten y comportan. Su práctica continua prepara y abre las puertas para un saber leer, y condiciona además para un querer leer más y cada vez con mayor calidad. La secuencia y el eslabonamiento lógico es el siguiente: si leo, comprendo; si comprendo, disfruto; si disfruto, leo más; si leo más, leo mejor.

Palabras claves: competencia comunicativa, habilidad de lectura, comprensión

Sumario: Introducción 1.- La competencia comunicativa. Generalidades. 1.2.- La lectura y el proceso de comprensión lectora. Etapas, modelos y habilidades para su desarrollo. 1.2.1. La lectura como proceso interactivo. Componentes esenciales. 2.- La habilidad de leer según las tipologías textuales. Tipos de lectura. 3.- El educador como mediador en el proceso de comprensión lector_ escritor. Comentarios finales. Bibliografía.

Introducción

En  las  carreras  de  corte  humanístico,  sin  lugar  a  dudas,  el  cultivar  de  forma consciente  la  habilidades de  la  formación  de  lectores  críticos, resulta  de  gran importancia, es por ello que se considera que el tratamiento a la misma, no debe ser exclusivo, de una asignatura u otra, pues el resto de las que recibe el estudiante también necesitan de su desarrollo dentro del proceso de comunicación pedagógica.

Lo que caracteriza a una persona competente en el uso de las habilidades lingüísticas  recae  en  la  posibilidad  que  esta  persona  tiene  de  adaptar  dichas  habilidades  a diversos  propósitos  y  circunstancias.  Esto  aboga  por  diversificar en la  enseñanza superior las experiencias educativas que se propone a los estudiantes con la finalidad de ampliar su competencia comunicativa en todos los ámbitos.

El  docente  debe  explorar  los  verdaderos  intereses  del estudiante  porque  puede presentar desmotivación hacia contenidos como por ejemplo en este caso del desarrollo de la habilidad de leer. Deben realizarse actividades donde se vean reflejados, donde  estén presentes  sus  amigos, sus  familiares  y los docentes que inciden en él, para lograr la emotividad en sus vidas, presentando situaciones donde lleguen a una solución.

En Cuba, en los nuevos enfoques de enseñanza de la lengua, ha cobrado auge una nueva perspectiva discursiva e interactiva de la significación para la interpretación del mundo natural, social y cultural. La que plantea la necesidad de asumir la enseñanza centrada en los procesos de comprensión y construcción de significados, y estudiar la lengua a partir de su uso en contextos de significación por lo que su estudio se debe hacer extensivo a todas las asignaturas del currículo .

 

 

recae  en  la  posibilidad  que  esta  persona  tiene  de  adaptar  dichas  habilidades  a diversos  propósitos  y  circunstancias.  Esto  aboga  por  diversificar en la  enseñanza superior las experiencias educativas que se propone a los estudiantes con la finalidad de ampliar su competencia comunicativa en todos los ámbitos.

El  docente  debe  explorar  los  verdaderos  intereses  del estudiante  porque  puede presentar desmotivación hacia contenidos como por ejemplo en este caso del desarrollo de la habilidad de leer. Deben realizarse actividades donde se vean reflejados, donde  estén presentes  sus  amigos, sus  familiares  y los docentes que inciden en él, para lograr la emotividad en sus vidas, presentando situaciones donde lleguen a una solución.

En Cuba, en los nuevos enfoques de enseñanza de la lengua, ha cobrado auge una nueva perspectiva discursiva e interactiva de la significación para la interpretación del mundo natural, social y cultural. La que plantea la necesidad de asumir la enseñanza centrada en los procesos de comprensión y construcción de significados, y estudiar la lengua a partir de su uso en contextos de significación por lo que su estudio se debe hacer extensivo a todas las asignaturas del currículo.

 

1.- La competencia comunicativa. Generalidades

 

Definiciones del concepto de comunicación señalan la transmisión de significados B. Berelson, citado por Mazorra, (1999); otros, atribución de significados C. F.Hockett, citado por Mazorra, (1999); algunos se refieren a la eficiencia con que se efectúa la comunicación, Salomón, citado  por Mazorra, (1999) y si bien estos son aspectos importantes para establecer la comunicación, no pueden faltar elementos tan necesarios como los que plantean Roda y Beltrán, citados por Mazorra, (1999 P -34), cuando se refiere a que implica un proceso y a la interacción de los individuos en sociedad, lo que proporciona el intercambio entre los seres humanos de sus ideas, sentimientos, experiencias.

Ha de prestarse atención especial a los factores de la comunicación humana: las habilidades comunicativas (prácticas a entrenar, relacionadas  con un conjunto de habilidades cognoscitivas y de la propia actividad verbal,  tales como: lectura, audición, expresión oral y escrita, resumir, argumentar, definir, dialogar, comentar, discutir, etc.), las actitudes (predisposiciones  con las  que se efectúa el proceso comunicativo, tales como: prepotencia,  subvaloración del interlocutor, credibilidad, etc.), el nivel de conocimiento (se tiene en cuenta no sólo el nivel  de conocimiento acerca del tema, sino sobre el interlocutor) y la posición dentro de un sistema sociocultural (ventajas y desventajas proporcionadas para el diálogo por el propio contexto en el que se desarrolla el proceso de comunicación, por ejemplo la autoridad de que se dispone, la atención de las personas, etc.) Los aspectos de la actividad verbal como habilidades se pueden clasificar en codificadoras (expresión oral y escrita) y decodificadoras (audición y lectura).

Así se puede considerar que la organización cognitiva del vocabulario y el almacenamiento  de      expresiones,                  etc.,  dependen,   entre otras       cosas,

de              las características culturales de la comunidad o comunidades donde se ha socializado el individuo                  y    donde   se      ha    producido

su               aprendizaje.

Mediante su sensibilidad a las convenciones sociales (las normas de cortesía, las normas que ordenan las relaciones entre generaciones, sexos, clases y grupos sociales, la codificación lingüística de determinados rituales fundamentales para el funcionamiento    de una   comunidad), el   componente sociolingüístico                  afecta considerablemente a toda la comunicación  lingüística entre representantes de distintas culturas, aunque puede que los integrantes a menudo no sean conscientes de su influencia.

Las competencias comunicativas tienen que ver con el uso funcional de los recursos lingüísticos (producción de funciones de lengua, de actos de habla) sobre la base de guiones o escenarios de intercambios comunicativos. También tienen que ver con el dominio del discurso, la cohesión y la coherencia, la identificación de tipos y formas de texto, la ironía y la parodia. Respecto a este componente, incluso más que en el caso del componente lingüístico, apenas es necesario resaltar el gran impacto que ejercen las interacciones y los entornos culturales en el que se desarrollan las mencionadas capacidades.

La competencia comunicativa que tiene el estudiantado universitario de la lengua se pone en funcionamiento con la realización de distintas actividades  que comprenden, la expresión, la interacción o la mediación (en concreto, interpretando o traduciendo). Cada uno de estos tipos de actividad se hace posible en relación con textos  en forma  oral o  escrita, o en ambas. Como  procesos, la comprensión y la expresión (oral y, en su caso, escrita) son obviamente primarios, porque ambos son necesarios para la interacción. Las actividades de comprensión incluyen la lectura en silencio y la atención a cualquier medio de comunicación.

Tanto en el ámbito educativo como en el profesional, muchas interacciones y actividades de la lengua corresponden al funcionamiento social que es normal en un grupo y no reflejan una conexión con tareas profesionales o de  aprendizaje. El ámbito personal individualiza o personaliza las acciones de otros ámbitos. Sin dejar de ser agentes sociales, las personas implicadas se sitúan como individuos que se expresen no sólo en relación con el ámbito profesional, educativo o público del que, en un tiempo y lugar concretos, forme parte su actividad lingüística.

Existen dos términos muy utilizados en la competencia comunicativa que devienen en estilos de actuación y que incluyen actitudes y rasgos caracterológicos: La asertividad (ser honesto, estar seguro y respetar el derecho ajeno) y la facilitación (congruente, empático).En este sentido después de analizado algunos conceptos de competencia comunicativa es opinión del autor de esta tesis definirla como la preparación psicológica, lingüística y sociocultural del sujeto lo que implica asumirla como un proceso moldeado, formado y desarrollado a partir de la intervención pedagógica pertinente en el  proceso de comunicación pedagógica de todas las disciplinas. Visto en el plano educativo y en consecuencia con estas ideas, se define la     competencia comunicativa     como “La  preparación psicológica, lingüística y sociocultural del sujeto que le garantiza la disposición, los recursos y los conocimientos  necesarios para una ejecución eficiente y eficaz de la actividad comunicativa en correspondencia con las exigencias de los participantes y de los contextos de actuación”. Manzano, M (2007)

En el proceso de enseñanza aprendizaje de la competencia comunicativa, limitada metodológicamente en esta investigación a la producción de textos  escritos, los resultados de         las                 investigaciones                   basadas

en las           nuevas     perspectivas        han significado un importante paso evolutivo en cuanto a la creación de presupuestos teóricos-explicativos. La  lectura ha dejado de ser la mera reproducción del texto escrito  para  convertirse en un proceso en el que la comprensión ocupa un papel primordial.

1.2.- La lectura y el proceso de comprensión lectora. Etapas, modelos y habilidades para su desarrollo.

La  lectura  es  puerta  de  entrada  a  la  información:  viajes  fantásticos,  hechos, situaciones y personajes encerrados en el mundo creado por el autor y sólo cobran vida mediante el cálido y enriquecedor coloquio con el lector, quien irradiado por el conocimiento se nutre intelectualmente y sufre transformaciones. La información contenida en el material leído se integra con los conocimientos previos que posee el lector. El proceso se adapta a los distintos propósitos de lectura, lo que requiere del lector, actuar estratégicamente. (Van Dijk, 2000 (a): 45-46).

¿Qué es leer? Algunos autores consideran a la lectura como una actividad que debe ser  realizada  en  solitaria,  silenciosa  y como  un hecho  pasivo, pero  entrarían en oposición con el objetivo de nuestros cursos que es que el estudiantado sea capaz de comunicarse efectivamente y con desenvoltura de manera autónoma en español, no le será suficiente la expresión oral. Una  persona no puede ser un hablante competente sin ser un lector competente. Medio, G. (1997); por otra parte, "no puede decirse que se domine una lengua sin saberla leer, es decir, sin comprender sus producciones escritas en cuanto exponentes culturales"  Fillola, A. (1994). La lectura siempre ha tenido un papel crucial en la cultura, y en los últimos años se ha convertido  en  una herramienta indispensable para acceder al enorme caudal de información que nos rodea.

Afirma Bugelski, B. (1974), que ―la lectura es el máximo logro del hombre, tal vez el invento más maravilloso de la mente humana y un proceso tan complejo que su interpretación equivaldría a entender cómo trabaja la mente‖. Esta afirmación cobra más importancia si tiene en cuenta la estrecha  relación entre pensamiento y lenguaje, donde la misma juega un papel primordial, no solo en la lengua materna sino en cualquier idioma.

La habilidad de leer para extraer información de textos científicos, literarios, sociales o pedagógicos requiere de diferentes aspectos en la interacción lector-texto, del primero se necesitan conocimientos lingüísticos, un amplio  universo cultural y estrategias metacognitivas, del segundo se necesita una buena estructura; ―Cuanto mejor estructurado esté un texto con arreglo a su unidad y marco textuales, mejor podrá ser comprendido y aprendido por el estudiantado‖.

Para Adam, M. y Starr (1982) ―Se entiende por lectura la capacidad de entender un texto escrito”.

La lectura es un magnífico instrumento para mantener la actividad mental, leer supone enfrentar nuestros conocimientos con los que proporciona el texto, supone ajustar estas dos realidades con una enorme dosis de construcción personal, donde ésta última se ve mediada por nuestras representaciones mentales que viene siendo algo así como la interpretación mental del acontecimiento o simplemente  la apropiación del significado‖ (Garate, M.1992)

Leer es un proceso de interacción entre el lector y el texto, proceso mediante el cual el primero intenta satisfacer los objetivos que guían su lectura y dar sentido a lo que lee para entender. "Entender" significa incorporar elementos nuevos a los que ya se tienen y hacer una interpretación razonable" Giovannini, A. (1996), Acosta, I. (2009). Es decir, un estudiante cuando lee no simplemente descodifica palabras, frases o párrafos,     sino    que  interpreta  lo  que lee aportando a esta interpretación su conocimiento previo, sus vivencias y sus estrategias de lector en su lengua madre. "De ambos procesos, el semántico y el interpretativo, surge la comprensión integral del mensaje" Fillola, A. (1994).

La meta del profesorado es "ayudar a los estudiantes a aprender a entender mejor y más fácilmente los mensajes escritos, y a desarrollar la comprensión lectora" Giovannini, A. (1996) para llegar a ser lectores eficientes e independientes de todo tipo de texto, tanto breves como extensos.

 

1.2.1. La lectura como proceso interactivo. Componentes esenciales

En este complejo proceso como se había dicho anteriormente intervienen un conjunto de operaciones. Según Rosetti, citado por Vidal - Abarca (1995), está compuesto por dos componentes esenciales e interrelacionados: el acceso al léxico, la comprensión.

El proceso de comprensión lectora, que implica reaccionar inteligentemente ante el contenido del texto, ha sido objeto de innumerables investigaciones, de las cuales han surgido tres modelos generales que tratan de explicar los procedimientos implicados en la lectura, ellos son: el modelo ascendente, el modelo descendente y modelo interactivo. Manzano, M.(2007), Acosta, I (2009)

Los tres coinciden en considerar la lectura como un proceso que tiene lugar a varios niveles. Difieren en la importancia que conceden a los diferentes tipos de análisis.

 

El modelo ascendente: se considera que el proceso de comprensión parte  del reconocimiento de las letras, sílabas, palabras, frases y las relaciones sintácticas que se establecen entre ellas hasta extraer el significado completo. Este proceso es lineal y ascendente, la lectura se entiende como una conducta cuya adquisición equivale al aprendizaje secuencial y jerárquico de una serie de discriminaciones visuales.

El modelo descendente: explica el proceso a la inversa, pues se plantea que el lector se apoya en los conocimientos previos almacenados en su memoria a largo plazo sobre el tema y en sus conocimientos semánticos y sintácticos  para  anticipar o predecir la información, hipótesis que se confirma o rechaza en la medida en que el lector avanza en el texto. Parte de la elaboración de  suposiciones abstractas o globales que se van comprobando en la comprensión de la estructura de oraciones, párrafos o textos.

Los modelos anteriores se complementan con el modelo interactivo, es decir, se integran en este. Consiste en considerar la comprensión lectora como un producto de la interacción simultánea  de     los      datos  proporcionados por el texto, de los conocimientos de distintos tipos (saberes culturales, históricos, filosóficos, sociales, identitarios,              intelectuales,               políticos,        científicos)     que     posee  el       lector y de las actividades que realiza durante la lectura. En este sentido la comprensión del texto literario se torna más compleja por el carácter del registro artístico, que se basa en un lenguaje metafórico de traslación de sentido donde el procedimiento inferencial es la esencia para rellenar los espacios vacíos que deja la información explícita, descubriendo el significado oculto hasta ese  momento. De esta forma, el lector elabora conjeturas que en las siguientes frases se pueden confirmar o refutar. Esta situación lo obliga a emplear nuevas estrategias para enmendar el error. Este modelo destaca como interactúa el destinatario con el texto, apoyándose en los saberes que posee.

El considerar la lectura como proceso interactivo implica; no sólo el aprendizaje de una serie de discriminaciones visuales; lo que no se excluye; sino también el de una serie  de  estrategias que     van  facilitar           la     combinación de      la          información proporcionada por el texto y la procedente de los conocimientos del sujeto, de forma que este pueda  construir una representación aceptable del significado de aquel y almacenarlo en la memoria para su uso posterior, representación que estimularía la comprensión alcanzada del texto (Roméu, A., 1999: 14).

Las investigaciones más actuales sobre comprensión lectora se sustentan en el modelo interactivo, pues, además de relacionar los dos procesos anteriores, destacan la participación activa que desempeña el lector ante el texto, quien apoyado en el cúmulo de conocimientos que posee sobre el tema busca y da sentido a lo escrito relacionándolo con el contexto. Este investigador asume dicho modelo, en el que se destaca el papel activo del lector, que unido a los conocimientos, habilidades, y valores que posee, atendiendo al contexto, interactúa con el texto para construir nuevos significados.

Las nuevas concepciones, que ponen frente a la lectura como un proceso interactivo, consideran  que  se  avanza  de  la  mera  traducción de  signos  lingüísticos  al pleno convencimiento de que leer es comprender, que el texto tiene autonomía y el lector debe respetar la esencia del significado que posee la intención y finalidad comunicativas, con plena conciencia de que sus conocimientos previos son un factor decisivo en la manera de interpretar el texto y que, finalmente, es capaz de construir significados en un procedimiento totalmente interactivo que culmina con el disfrute de esta actividad, que  fortalece el desarrollo del pensamiento crítico y creativo del individuo y lo motiva a crear nuevos textos, consciente de los procedimientos estilísticos, lingüísticos que pudo reconocer en los textos leídos y que será capaz de plasmar en los  suyos. Al respecto se afirma que; la lectura es una traducción intralingual del código del emisor al código del receptor, cada lector reinventa códigos porque no lee solamente con sus facultades cognoscitivas sino con toda su personalidad (Florín Gattorno, B. 1999: 73).

La lectura es un proceso de interacción entre pensamiento y lenguaje y la comprensión es la construcción del significado del texto por parte del lector (Dubois , M.E. González, María I., 1999: 64). Los lectores desempeñan un papel activo dentro de ese proceso complejo de solución de problemas en el que el individuo debe seleccionar, predecir y organizar la información del texto basado en su conocimiento previo y el contexto del mismo (Artola González, T. González, María I., 1999: 67).

A la luz de las anteriores concepciones acerca de la lectura, leer es abrir las puertas de tu intelecto al pensamiento creativo del ser humano, actividad interactiva que te nutre intelectual y espiritualmente, cargado con tu universo del saber; (Eco), surge un verdadero constructor de significados. Es una actividad dinámica que promueve el desarrollo de la comprensión, la  comunicación y la introspección dando como resultado el crecimiento intelectual y espiritual de la persona.

Todo esto es posible gracias a ese poder, casi mágico, que tienen los libros de acompañar, divertir, estimular a la actividad intelectual, despertar el gusto  por el lenguaje,     abrir  al   lector  nuevas visiones                 del      hombre       y de       sus          problemas, enriqueciendo, así, su propia vida con la vida de los demás (Barrientos Ruiz-Rujano, Carmen. Libro; Forum, una técnica de animación a la lectura).

La comprensión lectora constituye el instrumento básico para el aprendizaje escolar, dado que la mayor parte del aprendizaje en las instituciones educativas se realiza a través de textos escritos, siendo la comprensión lectora la que abre la puerta a los demás aprendizajes. Aquí están implicados diferentes procesos tales como: atención selectiva, la discriminación perceptiva, análisis secuencial, síntesis y la memoria para poder lograr la construcción del conocimiento.

Repetto (2002), según el objetivo básico que se persigue y la capacidad lectora de nuestro estudiantado clasifica la comprensión en tres tipos:

Comprensión literal:

-Recordar hechos tal y como aparecen en el texto.

 

Comprensión  inferencial:

 

-Atribución de significados relacionados con el conocimiento previo.

 

Comprensión crítica:

 

-Emisión de  juicios.

 

Con el uso eficiente de las mismas se logra la mejora de la habilidad de leer del estudiantado. La comprensión es el proceso de elaborar el significado por la vía de aprender las ideas relevantes del texto y relacionarlas con las ideas que ya se tienen: es el proceso a través del cual el lector interactúa  con el texto. Sin importar la longitud o brevedad del párrafo, el proceso se da siempre de la misma forma.

En este sentido, leer, más que un simple acto mecánico de descifrado de  signos gráficos, es por encima de todo un acto de razonamiento, ya que de lo que se trata es de saber guiar una serie de razonamientos hacia la construcción de una interpretación del mensaje escrito a partir de la información  que proporcionen el texto y los conocimientos del lector, y, a la vez, iniciar otra serie de razonamientos para controlar el progreso de esa interpretación de tal forma que se puedan detectar las posibles incomprensiones producidas durante la lectura.

 

2.- La habilidad de leer según las tipologías textuales. Tipos de lectura.

 

En lo que corresponde a los tipos de texto, los estudiosos de los procesos de producción e   interpretación                textual         suelen    considerar          varias estructuras

que predisponen su elaboración y su recepción (lectura). De todas ellas las más comunes son las estructuras                narrativas,    las         estructuras         expositivas   

o informativas, las estructuras argumentativas y las estructuras icónicas. Así, un lector empírico debe reconocer tales estructuras para alcanzar una  satisfactoria interpretación del texto que lee. En un cuento, por ejemplo, debe  reconocer sus personajes, sus partes (inicio, nudo y desenlace) y el ambiente del mismo (tiempo y espacio); mientras que en un texto expositivo, estos elementos en general tienden a ser sometidos a otras intenciones discursivas e incluso a desaparecer, como se puede ver, por ejemplo, en los textos que divulgan un hallazgo científico, en los que sólo se toman en cuenta los eventos y objetos y no tanto la participación humana en ellos. Igual ocurre con los textos argumentativos, en cuya estructura es determinante el esquema lógico premisa conclusión. Mientras que en un texto icónico, el lenguaje verbal entra en una correlación con las imágenes y produce significados en conjunción, por lo que el lector no debe limitarse a la lectura de las palabras, sino ampliar el campo de interpretación a dichas imágenes.

Se considera además que un texto literario (sea narrativo o argumentativo) precisa del lector habilidades para discernir las posibilidades del lenguaje polisémico, y por tanto, posee una complejidad que lo distancia del texto científico o cotidiano, los cuales suelen ser de naturaleza unívoca. Lo anterior, sin embargo, no tiene nada que ver con la complejidad de la lectura, pues un texto de naturaleza sencilla en su construcción debido, por ejemplo, a la familiaridad del lenguaje en que se ha escrito y a      su  carácter  predominantemente         unívoco         como  sería el caso de un texto periodístico informativo, puede ser atacado por el lector de tal forma que su lectura alcance un alto nivel de complejidad; mientras que, por el contrario, un  texto complejo, como es el texto literario, puede ser asumido por el lector de una manera elemental y, en consecuencia, su lectura resultará más fácil. Esto  suele pasar cuando la gente sólo se limita a tomar la literatura como disciplina  con fines recreativos o como pasatiempo, limitándose, por ejemplo,  a  entretenerse  en las intrigas de una novela y no se pregunta por otras cuestiones que el autor prevé como son, por ejemplo, sus implicaciones ideológicas y la relación entre la forma en que está escrita y su significado.

Además de las anteriores particularidades, llamadas esquemáticas en la medida en que subyacen como una especie de horma a determinados tipos  de  textos, las cuales, como se ha dicho, presuponen diferencias que deben tomarse en cuenta al analizarlos o interpretarlos; los textos en general comparten características en determinados aspectos de su estructura  que  determinan su interpretación. Así es posible comprender la información explícita de un texto, y no necesariamente interpretarlo adecuadamente, porque para esto se requiere reconocer también elementos implícitos del mismo. Es decir, amén de una lectura literal, esto es, que sólo toma en cuenta lo  explícito en el texto, se deben realizar inferencias de aquellos aspectos no  evidentes en la superficie, de todos modos marcan su significado y resultan indispensables para su adecuada comprensión. Es lo que se conoce, precisamente, como lectura inferencial. Por último, el lector, sólo realiza la lectura completa del texto cuando es capaz de criticar su contenido y su forma, esto es, cuando reconoce su relación con otros textos y discursos del mundo social. En este nivel es importante determinar las intenciones comunicativas del autor, así como la ideología y los valores que subyacen en el texto, aquello que él intenta hacer con las palabras, lo que siempre está marcado por su formación, su pertinencia a un grupo determinado y sus intereses en función de esa pertinencia.

La comprensión lectora de textos literarios, además de enriquecer el acervo cultural de los estudiantes, debe entenderse como una competencia, ya que  supone la puesta en práctica de destrezas y microdestrezas, de habilidades específicas, en combinación con una serie de conocimientos que se materializan en el acto de la lectura. El profesorado ha de proveer didácticamente al alumnado de conocimientos con el fin de facilitar la comprensión lectora.

   Conocimientos culturales:

 

Conocimiento histórico.

 

Conocimiento sobre el conjunto de la obra del autor con el que se va a trabajar.

 

Conocimiento de la historia literaria.

 

   Conocimientos especializados:

 

Conocimiento de las características del género (previsiones a partir de la idea de macro y superestructura).

Conocimiento sobre conceptos generales de la teoría literaria.

 

   Conocimientos del código lingüístico:

 

Conocimiento lingüístico general.

 

Conocimiento lingüístico específico (características del lenguaje literario: polisemia, ambigüedad, sugerencia, expresividad, poca presencia de explicitud, etc.).

La propia estructura de los textos y su organización ofrecen pistas para formular y enseñarlos a formular preguntas sobre el texto. La comprensión lectora, permite el desarrollo de las demás habilidades porque al enriquecer el léxico lo puede utilizar en la expresión oral y escrita,             su conocimiento       gramatical            y dominio lingüístico lo que favorece la comprensión auditiva y que el estudiante sea un lector eficiente. Es muy importante que          el   profesorado              aproveche el       trabajo          en grupo            teniendo              en  cuenta las concepciones psicopedagógicas del aprendizaje cooperativo para que el objetivo de la actividad de comprensión se logre. También debe saber que la comprensión difiere de un estudiante a otro y de un texto a otro, no se puede pensar que  todo  el estudiantado desarrollará la habilidad de comprender un mismo texto de la misma forma, ni en el mismo tiempo.

No debe perderse de vista que el lector tiene un papel activo porque es capaz de hacer un recorrido por el texto, sumergirse en él y emerger fortalecido  de la constante interacción con el autor y su obra, da significado al texto porque realiza aportes críticos, valorativos, elabora conclusiones y por  consiguiente logra la recreación,     el   placer    estético,   la   adquisición de       nuevos conocimientos y el crecimiento espiritual; simbiosis que simultáneamente le permite ir recreando el texto, interpretarlo, analizarlo desde su óptica particular; sustentando su posición sin perder de vista el respeto que merece el autor y su intención comunicativa , al final también sufre transformaciones. La gran preocupación que se manifiesta es que los educadores viven el problema de la comprensión lectora en sus alumno s, porque no  cuentan con las  herramientas  para  hacerle  frente, carecen del conocimiento y dominio de las estrategias adecuadas que faciliten la apropiación por parte de los jóvenes y el consiguiente desarrollo de habilidades y destrezas lectoras, siempre que se ponga especial cuidado en la selección del material que esté al alcance del lector, tomando en cuenta  algunos factores como: su edad, el contexto sociocultural, su universo del saber.

 

3.- El educador como mediador en el proceso de comprensión lector_ escritor

El educador activo de hoy debe prepararse para emplear las acciones adecuadas para sus alumnos, tomando en cuenta sus particularidades, la  facilidad con que otros medios les ofrecen la información. El educador como mediador debe preguntarse cuál es su objetivo fundamental: ¿Quiero convertir a mis alumnos en lectores? o ¿quiero alejarlos de los libros? Dependiendo de la respuesta habrá que sopesar por ejemplo los análisis extensos y tediosos que se aplican en las escuelas para examinar a los alumnos después de la lectura de un libro, que no dejan espacio para el deleite de la obra, provocan la frustración y el desánimo; hay que darle participación activa a los jóvenes en la selección de los libros que desean leer, dejándoles ver las bondades de la buena literatura, sólo que para que como un elemento importante de motivación, para que el alumno desee leer el libro debe provenir de las manos de un maestro lector .

El     aprendizaje     lector-escritor supone el desarrollo de procesos,  estrategias y habilidades cognitivas generales y específicas, a su vez requiere el conocimiento de un nuevo código de comunicación humana. En las investigaciones se ha demostrado que los alumnos tienen dificultades en el aprendizaje de las materias curriculares a causa de su dificultad en la lectura. De hecho el 90% de las dificultades en el aprendizaje están relacionadas con dificultades en la lectura (Salvador, 1999).

Muchos investigadores se han detenido a estudiar los tipos de lecturas, véase.

 

Antich, R. (1988) describe varios tipos de lectura en general, según diversos criterios:

 

a.  Según el propósito del lector: de información general, de estudio u observación, de búsqueda de información específica y de recreación.

b.  Según el proceso mental: lectura sintética y analítica.

 

c.  Según su organización pedagógica: en clase y extra-clase.

 

d.  Según el modo de realización por el alumno: oral o en silencio.

 

   Según el objetivo del lector la lectura  pueden clasificarse en :

 

 De información general: es la que se realiza al leer un texto que se desconoce total o parcialmente, y sobre lo cual se desea obtener conocimientos. Ejemplos: la lectura de noticias del periódico, informaciones científicos o técnicos de tipo    

divulgatorio,          artículo      de divulgación  general,   hechos históricos. Se  hace  en textos de carácter informativo general, de temas no muy conocidos por el estudiantado. En el trabajo de investigación científica esta lectura se llama también de revisión.

De estudio u observación: tiene lugar cuando se lee detenidamente  para aprender y retener los materiales y se caracteriza por ser bastante  lenta. Siempre debe mantenerse una primera lectura inicial rápida y silenciosa para captar el todo antes que las partes, requiere prácticamente el ciento por ciento de compresión, ejemplo la lectura de libros de textos, de algunos materiales de referencia que se consultan para estudios.

   De búsqueda de información específica: se realiza cuando el tema es conocido en general y el lector desea encontrar lo que proporciona de nuevo, es lo contrario de la lectura de información general. Requiere textos que contengan otros contextos, tales como nombres, fechas, cantidades, acuerdos

y conocimientos previos del tema, lo cual se verifica mediante una o dos preguntas previas generales.

 De              recreación:    se   realiza    con    materiales anecdóticos,  de   contenido humorístico,         de                  ciencia    ficción,   crónicas  de    

viajes,          aventuras,     relatos históricos, poemas.

También según el proceso mental la lectura puede ser:

 

Sintética: puede  ser silenciosa u oral. La lectura oral debe proceder a la silenciosa debido a que permite dominar el sistema de sonidos de la lengua y por ende, desarrollar la lectura.

   Analítica: se utiliza primeramente para explotar los contenidos lingüísticos tanto     fonológicos    como                      léxicos           gramaticales;      y                    cumple         una función instrumental. En un segundo momento se inicia el trabajo para el desarrollo del mecanismo de inferencia de significado de las palabras, contribuyendo al desarrollo y al enriquecimiento del léxico. Sin embrago resulta  importante la organización pedagógica y en este sentido podemos agregar la :

   Lectura en clase: esta lectura constituye un aspecto fundamental de los cursos de idiomas.

 

 Lectura  extractase: su objetivo  es  reforzar el desarrollo  de las habilidades, estimular la independencia cognoscitiva de lectura y crear hábitos de trabajo independiente.

Según el modo de realización por el alumno:

 

   Lectura         oral:   tiene   como    fin  reforzar   el   conocimiento  del  sistema  de correspondencia grafía - sonido, ejercitar la pronunciación y aprender a leer por grupos de palabras, y se realiza en el nivel elemental del aprendizaje. Esta lectura que realiza el alumno le sirve al profesor en cierta medida para comprobar la comprensión.

 

   Lectura  silenciosa: tiene  como  fin obtener información. Es  la que refleja el proceso normal de lectura y se realiza en clase o fuera de ella después de pasado el nivel elemental.

Otros  autores  como  (Schleppegrell y Bowman, 1986; Abbot, G. 1996) mencionan cuatro tipos de lectura: ―skimming‖, ―scanning‖, extensiva e intensiva.

 

La lectura intensiva: es la que se realiza con más asiduidad en la enseñanza de segundas lenguas, a cualquier nivel: se trata de la lectura de textos relativamente cortos con el objetivo central de aprender cierto vocabulario y aspectos  gramaticales en función de la comprensión del significado. Su práctica es más enriquecedora si se lleva a cabo en clase. Al seleccionar un texto para desarrollar este tipo de lectura, el profesor en general tiene en cuenta los criterios de extensión y léxico. Se lee de esta manera para obtener información de un texto. Es bastante reflexiva, muy concentrada. Ejemplo: una notificación, un documento, etc.

Lectura extensiva: su objetivo primordial  ya  no  es  el  vocabulario  sino  la comprensión global del texto. Se pretende que el estudiantado sea capaz de asimilar la información aunque no conozca todas las palabras que aparecen (Imedio, G.1997).

Al analizar los distintos tipos de lectura se aprecian diferencias en la clasificación dada por los autores citados, sin embargo, todos coinciden que depende de los objetivos que tengan los lectores.

Vargas, T. (1990) considera que los tipos de lectura y procesamiento de información conlleva al estudiantado a realizar un análisis desde los niveles microtemáticos a los macrotemáticos, según la finalidad lectora que se persiga, las mismas pueden ser:

   Lectura  de  presentación: Es  aquel  sistema  de  acciones  que  permiten identificar o valorar de manera rápida el contenido general de un libro u otro material escrito.

       Lectura  de  familiarización: Conjunto  de  acciones que permiten al alumnado identificar los temas principales tratados por el autor

       Es indudable que las habilidades al relacionarse con los conocimientos y los hábitos, están íntimamente vinculadas con la actividad, estructurada en forma de acciones.

       La formación correcta de los hábitos genera logros relevantes en la actuación de la persona: mayor rapidez y calidad en la realización de la acción; desaparecen operaciones aisladas, innecesarias o superfluas; disminuye la tensión y el esfuerzo al actuar, y mayor flexibilidad o variabilidad en la actuación. (H. Brito, 1984)

       Se aprecia la importancia de tener en cuenta los conceptos aportados por los autores citados para todo sistema de ejercicios que pretenda  desarrollar las habilidades previstas. En cualquier tipo de lectura, la automatización de operaciones hace más eficiente    el       proceso de obtención         de      información     y        su      reproducción. La sistematización en la ejercitación es la repetición ideal de cada fenómeno lingüístico del proceso lector; motor, lógico o lingüístico que garantice la fijación de ese material para su uso de forma duradera y autodidacta.

       Comentarios finales

       El análisis de las tendencias actuales de la comunicación, específicamente de la habilidad de leer ha permitido plantear que esta requiere de un perfeccionamiento en los momentos actuales constituyendo un deber del docente contribuir a que sus alumnos practiquen los diferentes tipos de lectura enfatizando en aquellas que les permita ofrecer juicios críticos, y para lograrlo es una necesidad enseñarlos a leer partiendo del ejemplo personal como modelo de comunicador eficiente que posee un dominio pleno de su lengua y las habilidades comunicativas, proponer actividades que favorezcan el aprendizaje adecuado para desarrollar la habilidad de leer y que esta se convierta en un hábito.

Durante el proceso de comunicación pedagógica es imprescindible  la  motivación constante para lograr una plena atención, que se propicie el diálogo profesor - alumno al comentar las lecturas que realizan y entre los propios estudiantes, favoreciendo la participación de todos.

        Bibliografía

      Addines Fernández, F. (2006). 2ª Ed. [Compilación]: Didáctica: teoría y práctica. Editorial Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.

      González, V. (1998). El  interés  profesional  como  formación motivacional de la personalidad. Viviana González. Revista Cubana de Educación Superior. Vol. XVIII.      

       Habermas, Jürgen (1999). Teoría y Praxis, Editorial Atalaya, Madrid.

       Habermas,  Jürgen  (2006).  La  distinción,  "Economía  de  las  prácticas,  Taurus, España.

       Habermas,  Jürgen  (2007).  La  Acción  Comunicativa.  Tomo  I.Editorial  Taurus.Madrid. España.

       Henríquez, C. (2006). Invitación a la lectura. Ed. Pueblo y Educación,  1975.—La Habana.

       Lantolf, P. (2007). El aprendizaje de una segunda lengua como comunicación: una perspectiva sociocultural, en La lengua, vehículo cultural multidisciplinar. (Instituto Superior de Formación del Profesorado), Madrid, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, Colección ―Aulas de verano‖.

    Manzano  Díaz, M.(2007) Tesis Doctoral. Estilos de aprendizaje y estrategias de lectura, su relación con la comprensión de textos. Granada.  España.

    Parra, M. (1989) La lingüística textual y su aplicación en la enseñanza del español en el nivel universitario. Material Impreso. Universidad Nacional, Bogotá.

    Roméu, A (1999) Aplicación del enfoque comunicativo en la escuela media, en Taller de la Palabra, La Habana, Editorial Pueblo y Educación.

     

   Verdecia, C. (2009) ¿Escuchar es simplemente oír o supone algo más?, en revista, Con luz propia No 6, La Habana, mayo - agosto, 1999.

    Vigotsky, L.S. (1982)         Pensamiento y Lenguaje./ L. S 131.Vigotsky.- La Habana: Pueblo y Educación, págs.45-60.

 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013