Encabezado eft
Belo Monte, el caballo de Troya de la Amazonía. Mirra Banchón

Belo Monte, el caballo de Troya de la Amazonía. Mirra Banchón
Fuente: Deutsche Welle on line, 15.11.2013
No es sólo Belo Monte, ni sólo Brasil. En total hay más de 150 hidroeléctricas en planificación en Brasil, Perú, Colombia, Ecuador... ¿Supone esto el fin del patrimonio amazónico? “Los indígenas y todos los pueblos ribereños del Xingu no van a sobrevivir si se construye Belo Monte, porque la represa les quitará, dependiendo de la época del año, entre el 80% y el 90% del agua de la que viven”, afirma Felicio Pontes, procurador del Estado brasileño de Pará.
Como la controvertida represa brasileña, otras 153 están en fase de planificación, en Brasil, Perú, Ecuador, Colombia y otros países. “El 100% de ellas afectan a poblaciones tradicionales; en Brasil, el 40% de las hidroeléctricas planeadas afectan a los pueblos indígenas”, explica a DW. Lo que decida la corte brasileña, en opinión de Pontes, será paradigmático.
“La primera cosa que se demanda aclarar es: existe o no la obligación de la consulta previa a los indígenas. Ésta viene de un principio mayor de derecho internacional que es reciente pero que debe ser asumido por todos: el principio de la libre determinación de los pueblos”, explica Pontes, quien afirma que los pueblos amazónicos no quieren este tipo de desarrollo.

Visiones discrepante
En una conferencia en el Parlamento Europeo, organizada por el grupo de Los Verdes, expertos de diferentes campos explicaron los impactos devastadores que tendría la construcción de la represa tanto en el medio ambiente como en los pueblos de la región. Y hablaron de la existencia de otras fuentes de energía, con menos impactos negativos.
Las cifras oficiales no coinciden con ellos. Sólo unos 225 indígenas se verían afectados por la construcción de la represa de Belomonte, explica el Ministerio de Energía, y millones de brasileños serían favorecidos con la producción de energía, de la cual el 70% iría para la ciudadanía, 10% al consorcio constructor y 20% a las empresas. La represa, una obra más grande que el Canal de Panamá, cuenta como una oportunidad de desarrollo y de energía renovable para la región.
Por el contrario, de trampa la califican los opositores, pues alterará el curso de río Xingu, se llenará sólo cuatro veces al año, y para que sea eficiente tendrán que construirse más represas. Además,afirman que el número de afectados sobrepasa los 40.000, entre ellos 40 etnias que habitan las riberas.
Un caballo de Troya
Un fracaso medioambiental y social prevén los ecologistas. También los defensores de los pueblos originarios. Y dado que hay empresas europeas en el consorcio, los que subrayan la importancia de mantener la Amazonía querrían ver presión desde Europa para evitar tanto éste como otros megaproyectos
Conferencia sobre Belo Monte en el Parlamento Europeo.
“Belo Monte supondrá un vasto daño a los ecosistemas y a las culturas amazónicas que perderán su autosuficiencia. De otros casos, en otras partes del mundo, sabemos que los indígenas apartados de sus tierras no pueden reproducir su forma de vida y se suicidan. Este tipo de proyectos es igual a un etnocidio”, dice a DW Valérie Cabanes, especialista en derecho internacional y portavoz de la Iniciativa Ciudadana “End ecocide in Europe”.
El choque de dos modelos
Así, si por un lado se recalca la importancia de la selva amazónica como “pulmón del planeta”, por otro la minería, los monocultivos, las petroleras, las madereras, la industria ganadera y las hidroeléctricas están acabando con ella. ¿No hay alternativa a este modelo de desarrollo?
Sí la hay, opina Pontes. “Existe un modelo socio-ambiental que se orienta a la extracción de sustancias que son extremadamente importantes en el escenario económico mundial pero que necesitan de la foresta en pie para que pueda ser aplicado. La castaña del Pará, la baya de açai –cada vez más de moda- son muy buenos ejemplos. Además sólo conocemos el 5% del potencial farmacológico de la Amazonía; con estas hidroeléctricas vamos a destruir un potencial que no conocemos, donde puede estar la cura para enfermedades todavía incurables. Invirtiendo en su patrimonio biogenético, Brasil podría ganar mucho dinero por royalties con la industria cosmética y farmacológica sin destruir la Amazonía ni a sus pueblos”, afirma Pontes.
El río Xingu, afluente del Amazonas
“Llevamos 30 años con el modelo de desarrollo predatorio y en la región de Pará su balance es el mayor índice brasileño de trabajo de esclavos y de muertes de trabajadores del campo. Esto demuestra que el modelo no puede ser considerado bueno desde la perspectiva de los pueblos de la selva”, dice Pontes, recordando que –dado que es un sistema hídrico que va del Pacífico al Atlántico- no se trata sólo de Belo Monte. Y no sólo del Brasil.
Belo Monte es un “caballo de Troya. Es abrirle la puerta a la extracción minera en toda la Amazonía”, afirmaba la europarlamentaria Catherine Greze en la conferencia Belo Monte Mega-Dam The Amazon up for grabs?
Como fuere, mientras se espera la decisión de la Corte Suprema brasileña, que sentará precedente, organizaciones ecologistas y humanitarias europeas –Misereor, Wfd, Urgewald, Gegenstroemung y otras- exigen que las compañías europeas cumplan con los estándares de derechos humanos y ambientales. Y piden la suspensión de la represa para conservar el ecosistema, la biodiversidad y las culturas amazónicas, patrimonio de la humanidad.
À Presidente Dilma Rousseff e o Presidente do IBAMA, Volney Zanardi Jr.:
A qualquer momento, o Governador do Estado do Pará poderá conceder uma autorização permitindo que a mineradora canadense, Belo Sun Mining Corporation, construa maior mina de ouro do Brasil, no coração da Amazônia. Dado as inúmeras irregularidades que assolam o processo de impacto ambiental, pedimos que os senhores sigam o exemplo do Ministério Público Federal, e suspenda imediatamente o licenciamento até que uma nova revisão seja feita. Essa mina pode causar danos ambientais irreversíveis, e poderia ser devastador para as comunidades indígenas que vivem nas proximidades.
 
Em pouco dias, uma mega mineradora canadense poderá ser concedida a permissão para construir uma enorme mina de ouro a céu aberto e começar a injetar toneladas de produtos químicos venenosos no coração da Amazônia, devastando a vida das comunidades indígenas locais. Mas um grande interesse público pode pressionar o IBAMA e a presidente Dilma a acabar com este colonialismo vestido de ouro do século 21 de acabar com nossa Amazônia.

Para extrair os metais preciosos, a água doce e os peixes endêmicos do rio Xingu serão em breve substituídos por córregos tóxicos de cianeto, arsênico, e montanhas de resíduos químicos. Autoridades no Pará estão pressionando pela aprovação do projeto baseadas em estudos cheios de irregularidades. Mas esta mega mina é tão arriscada que até mesmo o Ministério Público Federal está exigindo que as autoridades locais neguem a concessão desta licença até que uma melhor avaliação do seu impacto sobre as terras dos povos indígenas próximas, os Arara e Juruna, seja feita.

Este debate fundamental está acontecendo agora, grande parte fora do radar da imprensa e da opinião pública. Se milhares de nós pedirmos ao presidente do IBAMA, Volney Zanardiy, para intervir e acabar com essa injeção letal para a Amazônia, ainda teremos uma chance de impedir sua destruição. Assine e espalhe a campanha agora.
 
Em pouco dias, uma mega mineradora canadense poderá obter a permissão para construir uma enorme mina de ouro a céu aberto e começar a injetar toneladas de produtos químicos venenosos no coração da Amazônia, devastando a vida das comunidades indígenas locais. Mas se houver grande interesse público, o IBAMA e a presidente Dilma podem ser pressionados a acabar com este colonialismo do século XXI, vestido de ouro, que quer acabar com nossa Amazônia.

Para extrair os metais preciosos, a água doce e os peixes endêmicos do rio Xingu serão em breve substituídos por córregos tóxicos de cianeto, arsênico, e montanhas de resíduos químicos. Autoridades no Pará estão pressionando pela aprov ação do projeto baseadas em estudos cheios de irregularidades. Mas esta megamina é tão arriscada que o próprio Ministério Público Federal está exigindo que as autoridades neguem a concessão da licença até que seja feita uma melhor avaliação do impacto sobre as terras próximas ao empreendimento, dos povos indígenas Arara e Juruna.

Este debate crucial está acontecendo agora, em grande parte fora do radar da imprensa e da opinião pública. Se milhares de nós pedirmos ao presidente do IBAMA, Volney Zanardiy, para intervir e acabar com essa injeção letal na Amazônia, ainda teremos uma chance de impedir sua destruição. Assine e espalhe a campanha imediatamente:

Planejada para ser construída a apenas alguns quilômetros de Belo Monte, a Belo Sun Mining Corporation, empresa baseada em Toronto, afirma que sua nova mina vai ajudar as comunidades indígenas locais, impulsionando a economia local, e ajudando a financiar novas escolas e hospitais. Mas o relatório de impacto inicial da mina, apresentado pelo governo do Estado, estava repleto de irregularidades, e foi produzido sem qualquer consulta com os povos Arara e Juruna que vivem nas proximidades – uma violação direta da Constituição brasileira.

A hidrelétrica de Belo Monte já está causando grandes transtornos na região – grupos indígenas ocuparam várias vezes o canteiro de obras, e dezenas de processos questionam sua legalidade. Esta nova mina de ouro, obviamente, irá criar alguns postos de trabalho, mas o custo é muito alto, prejudicando ainda mais o delicado ecossistema da região, e canalizando a maioria das centenas de milhões e m lucros para os bolsos de um consórcio canadense. Numa época pré-campanha eleitoral, com Dilma provavelmente enfrentando a oposição de candidatos verdes, como Marina Silva, essa mina poderia ser uma pedra no sapato – uma pedra da qual ela preferiria se livrar.

O processo de concessão está acontecendo silenciosamente, e ainda não se tornou uma prioridade política. Nós podemos mudar isso com um enorme apelo para impedir esta devastadora conquista do ouro no coração da Amazônia.
Aporte de Mercedes Díez Negrillo. Caracas

Pienso que a la autora se le pasó por alto poner en tela de juicio el Tratado de Cooperación Amazónica que  prevé la colaboración entre los países miembros para promover la investigación científica y tecnológica y el intercambio de información; la utilización racional de los recursos naturales; la libertad de navegación de los ríos amazónicos; la protección de la navegación y del comercio; la preservación del patrimonio cultural; los cuidados con la salud; la creación y operación de centros de investigación; el establecimiento de una adecuada infraestructura de transportes y comunicaciones; el incremento del turismo y el comercio fronterizo. Es decir, todos los aspectos que se verán afectados con la ejecución de ese proyecto.
La redefinición del curso del Rio Xirgú y la afectación de los territorios indígenas son temas de interés de todos los miembros del tratado, máxime cuando todos  son parte del Convenio 169 que establece en su Artículo 6 que los gobiernos de los países parte deben consultar  a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente. En cumplimiento de ese mandato, Venezuela incluyó en la Constitución, entre los derechos indígenas, la obligación de consultar a los pueblos y comunidades indígenas cualquier actividad que involucre aprovechamiento de recursos dentro de su hábitat. Y ¡vaya que  los indígenas saben hacer cumplir esa disposición!
 

 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013