Encabezado eft
Hablar desde la pared (Graffiti latinoamericanos)

Hablar desde la pared (Graffiti latinoamericanos)
Omar Saavedra Santis, chileno. Reside en Berlín
       
Fuente:Mirada Global on line, 07h.08.2013   
Las paredes hablan y con lenguajes diversos. Desde que el hombre levantó la mirada y vislumbró un horizonte garrapateó en Lascaux sus anhelos. Las cosas no han cambiado mucho: la injusticia, el amor y todas aquellas razones y emociones que nos acercan a la palabra humanidad quedan estampadas en las superficies de la ciudad. Nadie las acallará.
La sola mención de la palabra hace que tiemblen las paredes y que más de una yugular amenace con estallar. La especie, sin embargo, es tan vieja como el Hombre y su cultura. Apenas erguido, aún tambaleante, el homo sapiens fue presa inmediata de la irresistible tentación de registrar tal acontecimiento en las paredes de sus residencias prehistóricas en Aurignac, Lascaux o Altamira. Desde aquel lejano entonces , ninguna muralla ha estado a salvo de la inspiración de una mano que escribe o dibuja. Dejó su huellas de cultura en los prodigios de Gizeh, en los templos mayas del Tical y en los arenosos laberintos de Susa. Fue la misma mano que en los muros del palacio de Baltasar, rey de los caldeos, escribió la más enigmática de las anunciaciones: Mene mene tekel u-parsin, cuya traducción a lo fatal se la debemos a Daniel, el profeta.
Y en las tinieblas de la Torre de Londres o en la sempiternamente asoleada cara occidental del Muro de Berlín esa misma mano continuó su larga crónica de nostalgias e iracundias. E impertérrita continúa escribiendo, rayando, pintando, arañando en todas las superficies posibles e imposibles. Esa mano no encontrará paz mientras haya una razón que la inquiete. Independientemente de formas y contenidos y a despecho de todo el poder del estado y la cultura, los graffiti gozan de una porfiada presencia que los hacen emular con la eternidad.Los graffiti son anárquicos por naturaleza. Sus autores permanecen, por principio, en el anonimato. En contra de los esfuerzos policiales y a pesar de los llamados morales de ediles inmaculados, el graffiti, como hijo de la urbe, sólo terminará con el fin de la ciudad. Ni un minuto antes o después. Graffiti y ciudad están unidos indisolublemente por toda la vida y hasta que la muerte los separe. Aceptado este hecho, vale la pena preguntarse si no sería más razonable tomar y comprender los graffiti como un signo de su tiempo, antes que entregarse al sísifo trabajo de querer erradicarlos.
¿Qué distingue al graffiti latinoamericano de sus lejanos congéneres en otras latitudes?
América Latina se inclina manifiestamente por la variante del graffiti escrito. De realización más barata que el de intención plástica de los países ricos. Después de luengas dictaduras militares y de reformas neoliberales no menos despiadadas, en las últimas dos décadas del pasado siglo XX ha crecido y se ha extendido a lo largo de las murallas latinoamericanas un denso texto silvestre, de abundancia y variedad nunca antes vistas. Todavía son visibles en él vestigios de la legendaria primavera parisina del 68. Pero al contrario de ésta, el ductus general del actual graffiti latinoamericano está transido por una ironía nihilista y una iconoclastia radical.
En América Latina no fue solamente la derecha tradicional o renovada la que se alucinó con la píldora ectasy del ultraneoliberalismo. También son numerosos los ex-devoradores de capitalistas, que hoy lo adoran como una panacea prodigiosa contra todos los males. Soy marxista, pero del ala neoliberal, es el comentario que se lee en la calle sobre esta metamorfosis de Saulus en Paulus. O: ¡Pobre país! ... ¡Hasta los comunistas son de derecha!
Políticos honrados son elementos asociales, informa la muralla. Ciertamente tal información es válida no sólo en América Latina.
El graffiti clava, indefectiblemente, cada proceso electorero, cada decisión gubernamental, cada debate parlamentario en la picota pública de su palabra. De este modo, en las paredes latinoamericanas tiene lugar una catarsis muy particular, que al menos sirve para una transitoria desintoxicación de las almas de autores y lectores, tan envenenadas por las desilusiones crónicas de las democracias contrahechas.
El graffiti latinoamericano es la rebelión de los desdentados. De los que no muerden, pero que se esfuerzan en ladrar un poco. Ya no transporta ningún llamado a tomar el cielo por asalto, como en aquellos prístinos tiempos en que las utopías aún podían caminar. Lo que resta de aquel tiempo es una descascarada pátina de nostalgia. Por eso es que aún se puede leer de vez en cuando: ¡Atención, último llamado! ¡Proletarios de todos los países, uníos! o ¡El Ché vive! ¡Como adrenalina en nosotros!
Pero eso no es tan cierto. También el comandante inolvidable vegeta ahora sin rumbo en camisetas descoloridas, y los proletarios tienen hoy preocupaciones más urgentes que la de luchar.
A pesar de todo la pared insiste: ¡No mate sus ideales! ¡Son una especie en extinción!
Bien saben los enemigos del graffiti que la lucha en su contra no se puede ganar. Los bofetones del graffiti alcanzan también a otros cómplices del sistema y los acusa de yanaconismo. Prensa, radio y televisión.
¡Periodista, sácale el condón a tu pluma, escribe la verdad!, exige la pared. Y agrega: Los hechos no se pueden cambiar, pero sí tergiversarlos.
Los moralistas municipales afirman que la pared es papel del lumpen. Es posible que tal rudeza no peque de originalidad, pero en un punto tiene razón: en toda pared se puede escribir. Qué se escribe, es lo que enfurece a los sumistas de las ciudades latinoamericanas.
Los enamorados por su lado, hacen de la pared lo que siempre ha sido desde sus comienzos: poderosa trompeta del amor feliz o desgraciado. Pues todo el mundo debe saberlo: Tu abrazo, una telaraña llena de luz o Voy a llorar, voy a ladrar, pero nunca, nunca más volveré a hablarte. Y él susurra: „Espera por mí, desnuda entre los escorpiones. Y ella responde: Allí estaré, con tu veneno en mi sangre.Quizás algún día, cuando (no sólo en América Latina) el graffiti devenga en poesía, será mucho más peligroso de lo que hoy podemos imaginar. Puede ocurrir entonces que un día, un ejército de soñadores se decida a responder la pregunta ¿Por qué no damos entre todos una patada a esta enorme burbuja gris, con la osadía de la práctica.

Aporte
Hace  varios años, en San Pablo, cercanas las elecciones, en que para Prefecto ganaba siempre un Mono del Zoológico, a quien sus seguidores le hicieron Boleta Electoral y lo promocionaban en toda la ciudad, me detuve ante un graffiti: "si vocé no tá confuso, vocé tá mal informado" El grafffiti político es una forma simbólica pero eficaz de resistencia civil. 

Rodolfo Capón Filas

 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013