Encabezado eft
Ecuador en contra de la Selva Viva

Texto:Correa ignora a un grupo de mujeres de la Amazonía ecuatoriana


El País, Es, on line 25.10.2013

Foto: Mujeres kiwcha, es de El País, es
Contexto de la Revista:


En la propuesta (de derecha) del Socialismo del Siglo XXI, el Petróleo vale, los Pueblos Originarios sobran. Quien se oponga, es destituyente, tanto en Cuba, como en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Argentina. No molesten, por favor. Silencio: Capital. 

  

 

Las indígenas llegaron a Quito para presentar al presidente un plan de conservación medioambiental y se volvieron sin ser recibidas

Soraya Constante Quito


 

Un grupo de indígenas amazónicas que permaneció en Quito desde el pasado 16 de octubre se marchó este miércoles a sus comunidades. Sus rostros, inconfundibles por las rayas de boas y tigres que se pintan cada vez que hacen una acción comunitaria, denotaban un dejo de desilusión, que algunas atribuyeron a la negativa del presidente Rafael Correa a recibirlas. “El presidente rechaza la voz de la mujer, yo me voy con un sentimiento muy triste”, dijo Ena Santi, una mujer kiwcha de 40 años.

El único mensaje que recibieron desde del Gobierno fue a través del Secretario Nacional de la Presidencia, Leonardo Berrezueta, quien las convidó a ir hasta la Amazonía norte para reunirse con el mandatario, aprovechando que este haría una visita oficial a Pañacocha, donde está la primera de las 200 ciudades del milenio que se levantarán en medio de la selva. Estas son complejos habitacionales, con todos los servicios básicos, que se financiarán con el 12% de las utilidades petroleras que recibe el país.

La invitación del Ejecutivo fue tomada como “una burla” por las mujeres amazónicas. Desplazarse a Pañacocha significaba recorrer 250 kilómetros más y ellas ya habían hecho los más de 220 kilómetros que separan a Quito de El Puyo, la ciudad de la Amazonía sur de donde partieron el 12 de octubre.

Las mujeres fueron desde la Amazonia sur a la capital para poder hablar con Correa

“Nos dimos cuenta que él no quiere saber nada de los indígenas\", opinó Narcisa Gualinga, una mujer de 70 años, también de la nacionalidad kiwcha. A bordo de tres autobuses, estas mujeres, sus hijos y los hombres que las acompañaron iniciaron el camino de vuelta a sus hogares.

A algunas les tomará hasta tres días llegar a sus destinos, como a las mujeres záparas que viven en la frontera con Perú y que solo pueden acceder por canoa. Se llevaron con ellas los víveres y la ropa que algunas personas les donaron durante su estancia en el edificio de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie).

Sin esta solidaridad habría sido imposible la subsistencia de estas mujeres que solo trajeron chicha de yuca y vinieron con ropa poco adecuada para el clima frío de la capital, que en estos días ofrece intensas lluvias durante el día y temperaturas menores a los diez grados por las noches.

“Hubo muchas mujeres y niños que se resfriaron, pero pronto los tratamos con medicina natural”, contó María Ushigua, de la comunidad zápara, que compartió uno de los remedios que usan en la selva. “Se les da jengibre y hojas de guayusa, como si fuera un té, tres días de tratamiento y les pasa la enfermedad”.

El plan de Yasuní ha avivado la polémica sobre las reservas naturales

La estancia de las mujeres en la capital se prolongó por la expectativa de que al menos la Asamblea Nacional las recibiera, pero este órgano legislativo solo permitió el acceso de una delegación. Entre esto y nada, las lideresas de la movilización aceptaron y llevaron al parlamento un documento de nueve páginas con la propuesta de crear una nueva categoría de conservación de la selva amazónica del Ecuador: la declaración del Kawsak Sacha (Selva Viviente), que toma en cuenta la filosofía y la cosmovisión de los pueblos originarios en cuanto a la interrelación ser humano-naturaleza.

La declaratoria de Selva Viva  viva intenta proteger la zona centro y sur de la Amazonía ecuatoriana que está siendo presionada por la XI Ronda Petrolera, cuyo plazo de recepción de ofertas termina el 28 de noviembre, y que pretende concesionar 13 pozos petroleros. En el pedido que entregaron en la Asamblea también se aboga por la no explotación de los pozos petroleros del Yasuní, aunque sobre este territorio ya pesa la Declaratoria de Interés Nacional que dará paso a su explotación, a menos que se apruebe la consulta popular que promueven los ambientalistas y se imponga el criterio de no intervención en esta reserva de la biósfera.

Entre los argumentos que se esgrimieron en el documento están que las actividades extractivas están dirigidas a fragmentar a las comunidades, que intensifican problemas sociales, que destruyen las fuentes de agua, suelos, montañas, la biodiversidad de la fauna y flora.

Patricia Gualinga, representante del pueblo sarayaku, dijo que esperan una respuesta del Legislativo en los próximos 15 días y anunció que llevarán su lucha hasta las últimas consecuencias. “Si la decisión está tomada, me refiero al Gobierno, nuestra decisión también está tomada y vamos a defender nuestro espacio territorial. No hay vuelta atrás”, dice y advierte a las petroleras. “Les decimos a las empresas que no se metan a comprar bloques petroleros porque no van a poder explotar, será una vana inversión, tienen el riesgo de perder, la decisión está tomada y vamos a defender esos territorios”.


Kawsak Sacha: Selva Viviente


Declaratoria de Kausak Sacha–Selva Viviente, (Territorio Sagrado, Patrimonio de la Biodiversidad y Cultura Kichwa en Ecuador)

 José Gualinga – Sarayaku

 

English Below

 

Desde las épocas inmemoriales de la historia, los pueblos originarios que actualmente estamos asentados en la región amazónica ecuatoriana, vivimos en armonía con la naturaleza. Esta  filosofía de vida nos ha permitido mantener nuestra raíz cultural, considerada base fundamental de la identidad y la continuidad de nuestro sistema de vida.

 

Los Pueblos y Nacionalidades  hemos estructurado esta convivencia con la naturaleza y no simplemente una relación romántica, paisajística o estética sino una verdadera encarnación en nuestros corazones y espíritus, códigos y comportamientos sociales vitales para preservar y conservar los espacios naturales.

 

La selva, para los pueblos originarios que habitamos en la Amazonia, es vida, es Kawsak Sacha, la Selva Viviente. Cada espacio (pantanales, montañas, moretales y lagunas) tiene sus amos y dueños. En cada uno de estos hay Llakta (pueblos) con poblaciones llamadas Runa, también son las casas y refugios de animales, como de los jabalíes, jaguares, anacondas y pumas.

 

Este sistema de administración de los ecosistemas naturales basados y constituidos en principios culturales de uso y aprovechamiento armoniosos de la naturaleza han sido los principales indicadores de riqueza económica, social y cultural en nuestros pueblos.

 

En la actualidad la mayor parte de las nacionalidades y pueblos estamos asentados en territorios de bosque primario con mucha riqueza en recursos naturales y biodiversidad. Estos espacios son protegidos y defendidos mediante innumerables gestiones y sacrificios.  En definitiva, la lucha y la resistencia ha logrado mantener una rica biodiversidad y diversidad cultural que consideramos un aporte a la vida y la existencia del planeta.

 

Lamentablemente estos espacios de vida están amenazados por proyectos petroleros. Estos proyectos ofrecen bondades y bienestar a las comunidades, con lo que logran que muchas familias declinen aceptando y vendiendo su territorio. Lastimosamente, esta decisión, a largo plazo solo representa más pobreza y su destrucción definitiva. Estas experiencias son visibles en zonas petroleras, donde los pueblos y nacionalidades viven impactos sociales, culturales, ambientales irreversibles.

 

Por lo tanto los territorios vivientes que están protegidas y preservadas bajo nuestra administración deben ser considerados libres de petróleo y de toda industria que atenta contra la vida.  Es importante  trabajar para proponer esto a la Comunidad Nacional e Internacional.

 


Since the immemorial eras of history, the first peoples that are currently found in the Ecuadorian Amazon region have lived in harmony with nature. This philosophy of life has allowed us to maintain our cultural roots, considered a fundamental base of identity and the continuation of our living system.

 

Declaration of Kausak Sacha – Living Rain Forests (Sacred Territory, Patrimony of Biodiversity and Kichwa Culture in Ecuador)

José Gualinga (president of Atayak-Sarayaku)

 

 

We indigenous peoples and nationalities have structured this coexistence with nature, not as a simple romantic or aesthetic relation but as a real incarnation in our hearts and spirits, codes and vital social behavior in order to protect and conserve spaces in nature.

 

For the first peoples that live in the Amazon region, the jungle is life, it is Kawsak Sacha, the Living Jungle. Each space (marshlands, mountains, and ponds) has its masters and owners. In each of these there are Llakta (indigenous peoples) with populations called Runa. These are also the houses and shelters of animals, like those of wild boars, jaguars, anacondas and pumas.

 

This system of administration of natural ecosystems – based and constituted on cultural principles of use and harmonious usage of nature – have been the main indicators of economic, social and cultural richness of our communities.

 

Currently, the majority of nationalities and peoples are found in territories of primary forest with an abundance of natural resources and biodiversity. These spaces are protected and defended through innumerable procedures and sacrifices. Definitively, the struggle and resistance has achieved the maintenance of a rich biodiversity and cultural diversity that we consider a contribution to life and the existence of the planet.

 

Unfortunately, our spaces for life are threatened by oil drilling projects. These projects offer benefits and well-being to the communities, with which the companies achieve the families caving in and selling their territories. Pitifully, this decision, in the long term, only represents more poverty and their definitive destruction. These experiences are evident in oil drilling zones, where communities and nationalities face irreversible social, cultural and environmental impacts.

 

For these reasons, the living territories that are protected and preserved under our administration must be kept free from oil drilling projects and of all industry that threatens life. It is important to work in order to propose this to the national and international community.

 

 


 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013