Encabezado eft
La educación en Derechos Humanos en la educación formal en las Américas
La educación en derechos humanos en la educación formal en las Américas
AG/RES. 2604 (XL‐O/10)
Aprobada en la cuarta sesión plenaria de la 40 Asamblea General de la Organización de Estados
Americanos, celebrada el 8 de junio de 2010 en Lima, Perú.
Pacto Interamericano por la Educación en Derechos Humanos
LA ASAMBLEA GENERAL,
RECORDANDO la resolución AG/RES. 2066 (XXXV‐O/05), mediante la cual la Asamblea General de la
Organización de los Estados Americanos sugiere la incorporación de contenidos y acciones básicas en
materia de derechos humanos en los centros formales de educación y las resoluciones AG/RES. 2321
(XXXVII‐O/07); y AG/RES. 2404 (XXXVIII‐O/08);
CONSIDERANDO que en el Plan de Acción de la Primera Cumbre de las Américas, los Jefes de Estado y
de Gobierno, reunidos en Miami en 1994, establecieron que “los gobiernos desarrollarán programas
para la promoción y observancia de los derechos humanos, incluidos programas educativos para
informar a la población de sus derechos legales y su obligación de respetar los derechos de los demás”;
RECORDANDO que el artículo 49 de la Carta de la OEA señala que “los Estados Miembros llevarán a
cabo los mayores esfuerzos para asegurar, de acuerdo con sus normas constitucionales, el ejercicio
efectivo del derecho a la educación”, teniendo en cuenta, entre otros criterios, que “la educación
primaria será obligatoria para la población en edad escolar y se ofrecerá también a todas las otras
personas que puedan beneficiarse de ella. Cuando la imparta el Estado, será gratuita”;
CONSIDERANDO ASIMISMO que el artículo 13 de la Carta Democrática Interamericana establece que “la
promoción y observancia de los derechos económicos, sociales y culturales son consustanciales al
desarrollo integral, al crecimiento económico con equidad y a la consolidación de la democracia en los
Estados del Hemisferio”;
TENIENDO PRESENTE que el artículo 13.2 del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San
Salvador” determina contenidos esenciales que deben orientar la educación en cada uno de los Estados
Parte, siendo uno de tales contenidos el respeto de los derechos humanos;
VALORANDO POSITIVAMENTE los esfuerzos realizados por el Instituto Interamericano de Derechos
Humanos (IIDH) en la realización de los Informes Interamericanos de la Educación en Derechos
Humanos, que actualmente son ocho , han sido elaborados sucesivamente desde 2002, donde se
demuestran los progresos realizados por los Estados Parte en el “Protocolo de San Salvador” en materia
de educación en derechos humanos;
CONSIDERANDO que el derecho a la educación en derechos humanos desde la primera edad escolar es
una garantía para el fortalecimiento del sistema democrático, el desarrollo, la seguridad y el progreso
de las sociedades libres en las Américas;
REAFIRMANDO que la Carta Democrática Interamericana considera que la promoción y protección de
los derechos humanos es condición fundamental para la existencia de una sociedad democrática;
VALORANDO los esfuerzos de la Conferencia de Ministros de Educación sobre Educación en Derechos
Humanos, convocada por el Ministro de Educación de la República de Panamá y el IIDH, realizada en
mayo y junio de 2007, y el Diálogo Ministerial, convocado por el Ministerio de Educación de Colombia y
el IIDH, realizado en mayo de 2008, en el sentido de fortalecer el contenido de derechos humanos en
los sistemas de educación formal de los Estados;
RECONOCIENDO que la incorporación efectiva de la educación en derechos humanos en el sistema
educativo formal, en la que están comprometidos todos los Estados Miembros, responde a acciones
enmarcadas en procesos de mediano y largo plazo y que, por tanto, requiere de sostenibilidad
financiera;
RECONOCIENDO TAMBIÉN que el Instituto Interamericano de Derechos Humanos, en cumplimiento de
sus mandatos, ha venido ejerciendo un papel fundamental de apoyo al sistema interamericano para la
incorporación efectiva de la educación en derechos humanos en los sistemas educativos formales y
otros ámbitos en los países americanos; y
OBSERVANDO CON SATISFACCIÓN el progreso logrado en la implementación del Programa
Interamericano sobre Educación en Valores y Prácticas Democráticas desde su lanzamiento en agosto
de 2005, y el importante papel desempeñado por el Instituto Interamericano de Derechos Humanos en
la Junta Consultiva del Programa,
RESUELVE:
Reconocer los avances, acciones y políticas que vienen implementando gradualmente los Estados
Miembros en materia de educación en derechos humanos para los niños, niñas y jóvenes que cursan la
educación formal, según se desprende de los progresos identificados en los Informes Interamericanos
de la Educación en Derechos Humanos.
Sugerir a los Estados Miembros que, en los casos y en la medida en que aún no lo hayan hecho,
implementen las recomendaciones contenidas en los Informes Interamericanos de la Educación en
Derechos Humanos para incorporar la Educación en Derechos Humanos en los distintos ámbitos de su
educación formal.
Sugerir a los Estados Miembros que analicen los aportes de la Propuesta Curricular y Metodológica del
IIDH para la incorporación de la educación en derechos humanos en la educación formal de niños y
niñas entre 10 y 14 años de edad, con miras a su aplicación y de acuerdo al cumplimiento del artículo
13.2 del Protocolo de San Salvador Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en
materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”, en ese sentido,
recomendar a los Estados que no lo han hecho, adoptar, suscribir y ratificar este último instrumento.
Destacar el proceso y los logros del Encuentro Interamericano de la Conferencia de Ministros de
Educación sobre Educación en Derechos Humanos de los países firmantes del “Protocolo de San
Salvador”, en los que se intercambiaron experiencias y discutieron los desarrollos curriculares y
metodológicos necesarios para introducir o fortalecer la educación en derechos humanos en sus
respectivos sistemas educativos.
Alentar a los Estados Miembros a continuar apoyando al Instituto Interamericano de Derechos
Humanos en las actividades y proyectos educativos que, con base en su mandato, realiza a nivel
nacional y regional, especialmente a través de una iniciativa denominada Pacto Interamericano por la
Educación en Derechos Humanos cuya implementación inicial cuenta con el decidido apoyo del
Ministerio de Educación de la República de El Salvador y el Ministerio de Educación y Cultura de la
República Oriental del Uruguay y que consiste en la promoción de la educación inclusiva, la dotación de
infraestructura que garantice una educación de calidad, la capacitación docente, el desarrollo curricular
y la elaboración y distribución de herramientas didácticas.

Pacto Interamericano por la Educación en Derechos Humanos
Junio 2010
El Instituto Interamericano de Derechos Humanos, el Ministerio de Educación de El Salvador y
el Ministerio de Educación de la República Oriental del Uruguay convergen en la importancia
de promover la educación en derechos humanos como el sustrato ético y el eje articulador del
sistema educativo formal y como condición necesaria para el desarrollo de capacidades
ciudadanas que conduzcan al fortalecimiento del sistema democrático y la vigencia efectiva de
los derechos humanos.
Por ello, acuerdan impulsar un plan de trabajo que permita, por un lado, profundizar los avances
en el campo de la educación en derechos humanos en ambos países. Por el otro, que se
constituya en un eje paradigmático para estimular mayores progresos en esta materia en
América Latina y El Caribe mediante la difusión de esta experiencia realizada conjuntamente
con el IIDH.
El Instituto sostiene que el cumplimiento de los derechos a la educación y a la educación en
derechos humanos es una tarea fundamental e ineludible de la democracia, de acuerdo con lo
establecido en el Art. 13 del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos
Humanos en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales –Protocolo de San
Salvador–. El IIDH considera limitada cualquier acción dirigida a construir condiciones para la
convivencia pacífica, la superación de la pobreza y el desarrollo social y económico, si no se
toma en cuenta la realización de los derechos a la educación y a la educación en derechos
humanos, condicionantes del ejercicio de los demás derechos humanos. Dicha realización se
debe asegurar mediante la formulación y ejecución de una política pública que contemple, entre
otros aspectos, una inversión sostenida que garantice una educación de calidad para todas y
todos por igual, el cambio curricular y la democracia en el ámbito escolar.
Precisamente por ello el IIDH plantea, a grandes rasgos, el desarrollo de procesos dirigidos a
orientar y a apoyar a los Estados parte y signatarios del Protocolo de San Salvador en el campo
de la educación en derechos humanos, enfatizando en los puntos de conexión que conducen al
fortalecimiento de su dimensión pedagógica, por medio de una estrategia de incidencia que
contempla acciones sucesivas y complementarias. En tal sentido, el IIDH tiene la capacidad, los
recursos y la experiencia para apoyar a los ministerios de educación en la reforma e
implementación curricular, el desarrollo de programas de capacitación docente y la producción
o adecuación de herramientas didácticas, además de coadyuvar en procesos jurídicos, políticos y
pedagógicos para impulsar otras acciones coligadas.
1. Reconocimiento legal del derecho a la educación en derechos humanos
El IIDH reconoce la relevancia del reconocimiento estatal de los derechos humanos en el ámbito
legal, mediante la suscripción y ratificación de los instrumentos internacionales, su inclusión
expresa en la constitución política y las leyes de cada país y el desarrollo de la normativa
nacional que los dota de mecanismos y procedimientos de protección y realización. En el ámbito
de la educación en derechos humanos, el IIDH promueve, especialmente, el Protocolo de San
Salvador que, como se señaló, en su artículo 13 reconoce el derecho a la educación y a la
educación en derechos humanos (Art. 13.2) y establece el estándar interamericano en esta
materia. En el marco de este Pacto, el IIDH se propone impulsar los desarrollos jurídicos
indispensables para garantizar la plena vigencia del derecho a la educación en derechos
humanos. En el ámbito educativo, refiriéndonos al centro escolar, el reconocimiento legal y la
protección de los derechos tiene una manifestación y realización que debe evidenciarse y ser
objeto de atención desde las autoridades públicas.
Promoción y protección de los derechos humanos de estudiantes y docentes
La educación en derechos humanos, más que un simple contenido intelectual,
debe ser entendida como mediadora entre la prescripción normativa y la
realización de los derechos en la cotidianidad. Por ello, la incorporación de estos
contenidos teóricos en el aula, tienen sentido en tanto están fundados en la
adopción de actitudes y el ejercicio de valores democráticos, sobre cuya base se
desarrollan competencias ciudadanas para la convivencia en una sociedad regida
por el Estado de Derecho. Su efectividad se expresa, en primer lugar, en la
transformación de la interrelación entre los agentes educativos –personal docente
y administrativo, alumnado, padres y madres de familia- alentando su
participación en el proceso educativo sobre la base común de la dignidad humana
y los derechos humanos. En segundo lugar, es necesario garantizar la prevalencia
de los derechos humanos en la cotidianidad de la escuela, plasmándolos en
normas democráticas de conducta y mecanismos de protección. Asimismo, en el
ámbito extraescolar debe existir el correspondiente marco jurídico de garantías de
respeto a los derechos del personal docente y el estudiantado por parte del Estado,
basado en políticas tendientes a ampliar y mejorar su protección. Desde ese punto
de vista, la acción pedagógica basada en los contenidos, principios y valores de
los derechos humanos en el aula es insostenible sin avances en ese sentido en los
ámbitos jurídico, político y social, en general.
2. Desarrollo de políticas públicas educativas
Hacer operativas las normas de protección de los derechos humanos requiere el desarrollo de
estrategias político-administrativas que implican la ejecución de acciones integrales desde el
Estado en distintos ámbitos. Esto también pasa necesariamente por garantizar que todos los
niños, niñas y jóvenes en edad escolar reciban una educación de calidad que contemple los
derechos humanos como contenido y práctica centrales. En esta materia, deben considerarse
decisiones de la más distinta índole, que posibiliten la superación de cualquier obstáculo que
impida la realización de los derechos a la educación y a la educación en derechos humanos.
En el marco de esta propuesta, se plantean, al menos, cuatro campos concretos de actuación
estatal.
Dotación de infraestructura y recursos técnicos
Los Ministerios de Educación realizarán todos los esfuerzos necesarios para
lograr mayores y mejores avances en los aspectos de infraestructura y dotación de
recursos técnicos con el fin de garantizar las condiciones indispensables para los
procesos de enseñanza – aprendizaje. Estos esfuerzos deben ser enfatizados
especialmente en los centros educativos ubicados en las zonas tradicionalmente
relegadas del desarrollo económico y social, como las comunidades indígenas y
afrodescendientes o los sectores urbano marginales. En ese sentido, desde la
perspectiva de las acciones afirmativas, podría ser posible la superación de
condiciones de inequidad y exclusión en el área educacional. El IIDH ofrece sus
buenos oficios para fomentar y facilitar el intercambio de experiencias regionales
en este campo y el acercamiento con otros sectores interesados en colaborar con
estas iniciativas.
Diseño, adecuación e implementación curricular
El currículum o plan de estudios es una manifestación principal de la política
pública educativa. La selección de contenidos y el modelo metodológico de
implementación expresan una visión política de Estado. El Estado democrático,
por tanto, requiere reflejar los principios que lo sustentan e inspiran en el
desarrollo curricular, que están asociados, inexorablemente, a los derechos
humanos. La educación en derechos humanos debe ser, entonces, contenido
teórico y práctico explícito de la educación democrática y, en ese sentido, una
tarea impostergable en los países de la región. Por ello, el IIDH ha desarrollado
una Propuesta curricular y metodológica para la incorporación de la educación
en derechos humanos en la educación formal que contiene lineamientos generales
para el cambio curricular impulsado por los ministerios de educación. En el
marco de este Pacto, el IIDH continuará ofreciendo asistencia técnica
especializada al personal encargado de la reforma curricular en general y las áreas
temáticas o asignaturas a las que les corresponda el desarrollo de temas asociados
con contenidos de los derechos humanos.
Abordaje de la exclusión, la discriminación y la pobreza desde la educación
en derechos humanos
La exclusión, la discriminación y la pobreza –especialmente esta última, que es
epítome de las primeras– constituyen situaciones contrapuestas al ejercicio de la
ciudadanía social y, específicamente, a la realización del derecho a la educación.
Es una suerte de círculo vicioso, pues esas circunstancias representan obstáculos
reales de acceso y permanencia en el sistema educativo, hasta su conclusión; la
falta de educación, a su vez, las profundiza, impidiendo la realización plena de la
dignidad humana y el desarrollo de la democracia en nuestras sociedades. Por lo
tanto, dichas condiciones deberán ser motivo de atención principal de la acción
educativa desde un punto de vista objetivo (como contenidos de estudio) y
subjetivo (como atención del sujeto que sufre estas situaciones).
En cuanto al primer aspecto, el currículum debe abordar explícitamente estos
temas para analizarlos en su dimensión histórica y comprender el rol de cada
persona, en su contribución ciudadana, para su superación. En relación con el
ámbito subjetivo, deben establecerse políticas que permitan la inclusión en el
sistema educativo de las personas que son excluidas por cualquier motivo,
especialmente por razón de la pobreza. El derecho a recibir una educación
sistemática e integral, de calidad, que asegure para todos y todas una formación
técnica y ética significativa, es una condición sine qua non para el ejercicio pleno
de los demás derechos humanos y la ciudadanía democrática. Por otra parte, estas
son las condiciones mínimas para aspirar a la construcción de un proyecto de vida
personal. Las acciones que deben emprenderse para hacer real este derecho pasan
por el desarrollo de infraestructura, la inversión tecnológica y la implementación
de proyectos directos de atención a los y las estudiantes y sus familias, mediante
becas o estímulos para crear condiciones que garanticen su acceso, permanencia y
conclusión del sistema educativo.
Seguridad y erradicación de la violencia
La escuela no es ajena a su entorno social. La inseguridad ciudadana y las
manifestaciones de violencia se reproducen en la escuela. La explicación de este
fenómeno trasciende al ámbito educativo y por lo tanto sus soluciones requieren
del concurso y la articulación de diversas instituciones y sectores. Sin embargo,
desde las autoridades educativas deben plantearse soluciones y propuestas que
permitan acciones de prevención, atención, contención y superación. La
educación en derechos humanos debe tener un rol orientador central en cualquier
política que pretenda enfrentar este problema en el ámbito escolar. En este
campo, el IIDH dispone también de amplia experiencia y redes de contactos
debido a su trabajo con fuerzas de seguridad, entidades de la sociedad civil y
comunidades de distintos países, por lo cual está en la capacidad de fungir como
facilitador del diálogo para la definición de acuerdos dirigidos a un trabajo
conjunto y complementario, con miras a lograr una gestión eficaz del problema y,
en lo posible, a su superación.
3. Fortalecimiento de las condiciones y recursos pedagógicos del sistema
educativo para la educación en derechos humanos
La educación en derechos humanos se produce en el aula, en el diálogo, la interacción e
interrelación de los actores educativos. Al no limitarse a ejercicios discursivos y
memorísticos, la realización de una educación integral en derechos humanos exige
condiciones de distinta índole que contribuyan a la vivencia de los derechos humanos en la
cotidianidad del proceso educativo. Entre ellas, se cuentan el diseño e implementación de un
modelo metodológico inspirado en sus principios y valores, que se acompañe con el
desarrollo y fortalecimiento de capacidades teórico conceptuales y metodológicas en los y
las docentes; un conjunto de herramientas pedagógicas y didácticas indispensables para la
labor educativa; y, la apertura de espacios para la participación política del estudiantado,
junto con el desarrollo de capacidades para su debido aprovechamiento.
Formación y capacitación continua de docentes
Durante treinta años el IIDH ha dedicado sus mayores esfuerzos a estas
actividades. Posee una larga trayectoria que se concreta en los más de 15,000
agentes del sistema educativo formal capacitados en la región, así como el
desarrollo e implementación de programas de estudio para educadores en
distintos niveles, que responden a diversas necesidades concretas. En este
aspecto, la formación de multiplicadores es una probada y efectiva estrategia de
trabajo para el Instituto. Actualmente se cuenta con un programa de capacitación
que combina el ejercicio presencial (seminarios-talleres) con cursos a distancia
impartidos por medio del Aula Interamericana Virtual; ambas metodologías han
mostrado su pertinencia y eficacia para el trabajo con educadores y educadoras.
La propuesta formativa, coherente con la concepción institucional, incorpora las
dimensiones histórica, normativa, social, política, ética y vivencial de los
derechos humanos. En cuanto a la población meta, el IIDH considera por igual
tanto a maestros, maestras y profesores/as, como al estudiantado de la carrera
magisterial en universidades y escuelas normales, así como a otros agentes
educativos que coadyuvan en este proceso (funcionarias y funcionarios públicos
vinculados al ámbito educativo; personas encargadas de educación de las
entidades de la sociedad civil; funcionarios/as de los organismos internacionales
que colaboran con los sistemas educativos en diferentes campos; docentes y
estudiantes universitario/as y líderes comunitarios/as).
Asesoría a ministerios de educación –o sus proveedores– para el desarrollo
de materiales didácticos
El IIDH tiene una larga trayectoria en la producción de herramientas didácticas
para la educación en derechos humanos. Actualmente cuenta con una colección
de más de 200 títulos, en distintos formatos (impreso, audiovisual y digital),
específicos para la capacitación docente y al apoyo del trabajo en el aula, los
cuales constituyen una de las principales fuentes de referencia en la materia para
las y los educadores de la región. El IIDH ha respondido a solicitudes expresas de
los ministerios de educación para la creación de materiales específicos en
contextos determinados, los cuales se han constituido en textos oficiales de
estudio (vg. los Módulos de educación cívica y derechos humanos y los
Cuadernos de trabajo para estudiantes de educación media, elaborados para El
Salvador en conjunto con el Departamento de Ciencias de la Educación de la
Universidad Centroamericana José Simeón Cañas).
El IIDH pone a disposición de los ministerios su colección bibliográfica, útil
como referencia o como base de adecuación contextualizada de otros materiales.
Asimismo, ofrece su experiencia académica para la formulación de nuevas
herramientas didácticas.
Gobiernos escolares y otros ámbitos de participación política estudiantil
El ejercicio de la ciudadanía no se da de manera automática. Demanda –entre
otros requisitos- el desarrollo de capacidades que se pueden y deben aprender y
compartir en la convivencia en el ámbito escolar. Para ello no basta el discurso
académico; se requiere del ejercicio del objeto de conocimiento: los derechos y
responsabilidades de las personas en espacios democráticos en los que se propicie
y practique el respeto a su dignidad y derechos, en un contexto de igualdad.
Trascendiendo los ejercicios teórico formales y las prácticas de aula, la escuela
debe constituirse en un recinto de enseñanza y aprendizaje significativos de la
democracia y los derechos humanos. De esta manera, niños, niñas y adolescentes
conocerán vivencialmente el significado de ser titular de derechos, sus
responsabilidades y el rol de cada persona en la sociedad democrática. Entre las
aptitudes, capacidades y habilidades a inculcar se encuentran el conocimiento
crítico de la realidad; el diálogo y la negociación en la solución de conflictos; la
participación y la convivencia respetuosas. En algunos países existe la figura de
los gobiernos escolares, mientras que en otros lugares, se observan espacios de
representación y participación estudiantiles, formales y no formales. De cualquier
manera, es un propósito del Pacto fortalecer y dar mayor significado a los
modelos que enseñan y estimulan la participación política de los y las estudiantes
y promover su existencia y desarrollo en el seno de todos los sistemas educativos
de la región. Estos, mediante la enseñanza aprendizaje de los derechos humanos,
deben constituirse en una expresión genuina de los intereses, necesidades y
posiciones de los y las estudiantes en el ámbito escolar. Asimismo, deberán ser
una excelente oportunidad para desplegar actividades propias de la democracia
formal, como la elección de representantes, la adscripción a agrupaciones, la
campaña electoral, la libertad de expresión, la transparencia y la rendición de
cuentas, en suma, las diversas formas y manifestaciones de la participación
política.
Esta clasificación de ámbitos y sus respectivas acciones dirigidas a lograr la realización de los
derechos a la educación y a la educación en derechos humanos, si bien se basa en ciertas
características propias de cada uno, sus fronteras se desdibujan hasta cierto punto a la hora de
implementarlas. En el marco de una política pública, los ámbitos y acciones señalados son
complementarios; esto quiere decir que, partiendo de su especificidad, en la mayoría de casos y
situaciones su ejecución eficaz demanda coordinaciones, interacciones y abordajes
interinstitucionales, intersectoriales e interdisciplinarios. Por eso el IIDH, reconociendo el
mandato de cada institución, especialmente de los ministerios de educación, estimula el trabajo
concertado y articulado entre todas las partes intervinientes para optimizar recursos y maximizar
resultados.
En ese sentido, espera que el Pacto Interamericano por la Educación en Derechos Humanos se
constituya en un motivo para el desarrollo de un modelo de incidencia jurídica, política y
pedagógica que fortalezca la vigencia efectiva del derecho a la educación y a la educación en
derechos humanos, de acuerdo con lo establecido por el Protocolo de San Salvador

 

ISSN 1669- 4031
Equipo Federal del Trabajo

Asociación Civil sin fines de lucro
Paraná 557, piso 3º, dto.C 1400 Ciudad de Buenos Aires
R 4373 4726     

E Mail: holisticaeft@gmail.com

X

Ediciones Anteriores

Edicion Nº   109     miércoles, 04 de junio de 2014

Edicion Nº   108     domingo, 04 de mayo de 2014

Edicion Nº   107     viernes, 04 de abril de 2014

Edicion Nº   106     martes, 04 de marzo de 2014

Edicion Nº   105     martes, 04 de febrero de 2014

Edicion Nº   104     sábado, 04 de enero de 2014

Edicion Nº   103     miércoles, 04 de diciembre de 2013

Edicion Nº   102     lunes, 04 de noviembre de 2013

Edicion Nº   101     viernes, 04 de octubre de 2013

Edicion Nº   100     miércoles, 04 de septiembre de 2013

Edicion Nº   99     domingo, 04 de agosto de 2013

Edicion Nº   98     jueves, 04 de julio de 2013

Edicion Nº   97     martes, 04 de junio de 2013